•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Gobierno de Nicaragua anunció que el consorcio de empresas brasileñas agrupado en Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua, CHN, ampliará su inversión de energías limpias en Nicaragua, sumando al proyecto de la represa Tumarín, la construcción de otra hidroeléctrica llamada Boboke, para una inversión total de US$1,345 millones.

230814 tumarin

“Todo este proceso se logra concluir con otra buena noticia, que se convierte en un paquete o inversión más grande… entre Tumarín y Boboke se generarán 323 megavatios, lo que se traduce en 7,500 puestos de trabajo”, indicó el presidente Ortega.

Inicialmente, la inversión de las empresas brasileñas Eletrobras y Queiroz Galvao, en el proyecto de Tumarín, estaba concebido para generar 253 megavatios, con una inversión de US$1,100 millones. Sin embargo, la nueva inversión en Boboke representa una generación de 70 megavatios más.

“Es un día histórico, porque en medio de las complejidades que vive el mundo, que son terribles en algunas zonas, aquí gracias a Dios tenemos un país estable, con mucha seguridad, mucha estabilidad, y esto nos permite ir asumiendo todos estos retos con la mayor fortaleza para ir haciéndolos realidad”, consideró el mandatario.

El presidente Ortega dijo que la construcción de Tumarín, el mayor proyecto hidroeléctrico de la historia de Nicaragua, empezará en el primer trimestre de 2015, y finalizará en 2019, cuando la generación de la hidroeléctrica represente el 21% de la demanda de la electricidad en el país.

Por parte del Gobierno de Nicaragua, firmaron como garantes de la ejecución del megaproyecto, el ministro de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli; el ministro de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta, y el asesor presidencial Francisco López. En representación de la empresa Disnorte-Dissur firmó el español Antonio Palomares.

Mientras, en representación de la delegación brasileña, firmaron Jose Diniz, presidente de la empresa Queiroz Galvao; Valter Cardeal, director de generación de Eletrobras; Fernando Moreira, encargado de negocios de la embajada del Brasil en Managua, y Otto Santana, gerente técnico de Eletrobras.

HABRÁ INDEMNIZACIONES

Además de relatar los innumerables tropiezos que sufrió el megaproyecto en los tres gobiernos anteriores a su llegada al poder, en 2006, el presidente también se refirió a los “escépticos y maldosos” que no quieren que el proyecto se realice.

“Los escépticos, porque sencillamente creen que no es posible realizar esas obras en un país como Nicaragua, y los maldosos, porque no quieren nada bueno para el país, y todo lo que parece bueno para el país ellos no quieren que se realice, entonces teníamos esas opiniones en contra”, comentó el dirigente.

Ortega, además, aseguró que este es un proyecto donde ya se han hecho estudios, y ahora falta avanzar en el proceso de negociación con los pobladores de la zona, que “con toda razón” se inquietan en la medida en que pasa el tiempo y aún no se logran concretar las compras de las propiedades.

En este sentido, el presidente explicó que las negociaciones con el consorcio brasileño no se habían concretado en tanto no estaban finiquitados todos los acuerdos, pero ahora que ya existe la firma compromiso de inicio de la construcción del proyecto, la compra de las propiedades se considera una tarea prioritaria.

“Este es un proyecto donde se trata de mover (reubicar) a la población, y en primer lugar está hacer las transacciones de comprar las propiedades”, reiteró el presidente Ortega.

 

1,000 personas, equivalentes a unas 170 casas serán afectadas directamente por el proyecto hidroeléctrico Boboke.

 

5,000 personas serán afectadas indirectamente por el proyecto Boboke, que corresponde a población dispersa que vive a 2 km del embalse.

 

Características de Tumarín y de Boboke

 • El Proyecto de Tumarín está localizado en el tramo bajo del río Grande de Matagalpa, aguas abajo de la confluencia de su afluente principal, el río Tuma, y aguas abajo también del poblado de San Pedro del Norte.

Entre sus características técnicas relevantes, Tumarín destaca porque será una presa de concreto compactado con Rodillo, CCR, vertedero central con compuertas, con dos vertederos auxiliares de cresta libre ubicados en cada lado del vertedero principal; habrá una casa de máquinas superficial ubicada al pie de la presa, conformada por cuatro unidades de 40 MW cada una, y se necesitará construir una nueva carretera de acceso de unos 60 km, incluyendo algunos puentes, a partir de San Pedro del Norte.

El Proyecto Boboke se ubica en el río Tuma, unos 23 km al este del poblado de Mulukukú, y 3.1 km al noreste del poblado San Andrés, en la correntada Wilike.

El acceso al sitio desde la ciudad de Managua se hace a través de una carretera pavimentada que llega hasta la ciudad de Río Blanco, y de ahí por la carretera de todo tiempo que une río Blanco con Siuna, unos kilómetros más adelante del poblado de Mulukukú.

Desde este punto será necesario construir unos 12 km de carretera para acceder al sitio de la represa.

 

Garantía de protección al medio-ambiente

El presidente Daniel también mencionó que ambos proyectos hidroeléctricos representan grandes beneficios para la protección del medioambiente y para la población nicaragüense.

Impacto positivo

El mandatario indicó que tras conversar con el reconocido ambientalista Leonardo Boff, este le aseguró que el impacto del proyecto será positivo para la reforestación y para la recuperación de los bosques, pues los inversionistas deberán cumplir con un plan de reforestación.

Promesa de mejoría

También señaló que las obras benefician a los poblados cercanos a Tumarín, y aseguró que habrá acuerdos justos para las familias que deban ser reubicadas, además, prometió que tendrán mejores condiciones de salud, de higiene y en otros aspectos.

Beneficio rural

Ortega destacó que el proyecto inyectará a la red más energía limpia, lo que permitirá activar nuevas industrias e impactar el desarrollo de las comunidades rurales.