•   Boca de Brito, Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Moisés Pérez Morales y José Enoc Rodríguez, pobladores de esta pequeña comunidad de pescadores en la costa del Pacífico de Nicaragua, ya saben lo que es trabajar para HKND, la empresa china que planea construir un Canal Interoceánico en este país. Los chinos llegaron a Boca de Brito el año pasado y contrataron a gente de la zona para que les apoyaran en los estudios medioambientales, las mediciones y la colocación de mojones por donde abrirían el cauce del Canal que aquí iniciaría con un gran puerto.

“Por todo lo que hemos escuchado que habrá aquí, Brito será otro mundo”, dice Pérez. “Parece que las cosas van en serio”.

Hace unos tres meses, el Ejército de Nicaragua instaló una caseta cerca de la desembocadura del río Brito, frente a donde el estero se une con el océano Pacífico, y desde la cual controlan el tráfico de vehículos que entran y salen de la playa. “Se rumora que a partir del primero de octubre se cerrará el paso”, comenta Pérez.

Según el plan de diseño del Canal, presentado por HKND en julio pasado, en Brito iniciará la construcción de la ruta interoceánica con un puerto de aguas profundas, una zona de libre comercio y una ciudadela para 140 mil habitantes.

Ubicación Brito

“A partir de octubre del año pasado, en la época de invierno, comenzaron a llegar equipos de extranjeros y luego se hicieron acompañar de biólogos (nicaragüenses). Estudiaban y andaban reconociendo todos los tipos de plantas y animales que tenemos aquí, y posteriormente regresaron en marzo, para el verano, a repetir los estudios”, relata Moisés Pérez.

Los técnicos de HKND realizaron perforaciones y midieron la calidad del agua, el nivel, la fuerza y la profundidad del río y el estero.
“No es por pura casualidad que los chinos eligieron este punto”, reflexiona José Rodríguez y explica que en Boca de Brito hay tres playas con gran potencial turístico: Icacal, Jalcinco y La Ballita que, juntas, tienen  una extensión de 4.4 kilómetros de costa. En el río Brito y el estero existe una reserva de peces, cangrejos y camarones, que complementa la pesca en mar abierto.

¿Se irán los peces?

Fidel Noguera, con 60 años de edad, ha dedicado su vida a la pesca. Su casa está en una orilla del estero, muy cerca de la playa. Lo encontramos sentado en un tronco de madera, junto a otro pescador, Pedro Gutiérrez, quien también habita en una de las 28 viviendas de Boca de Brito, donde el pescado predomina en la dieta cotidiana.

“De allí sacamos róbalo, jurel, pargo, jarames, macarela, mero, gallos y cabrillas”, detalla Noguera los tipos de peces mientras indica la Peña de la Bocana, una prominencia rocosa a solo cien metros del caserío. Justo en esa peña, donde las olas se estrellan con fuerza, hay ahora marcas de pintura roja que, según estos pescadores, fueron dejadas por trabajadores de HKND cuando hicieron los estudios de campo.

“Aquí no tenemos dudas, el Canal de que va, va. Los chinos vinieron el año pasado a marcar la peña, dicen que allí es donde construirán el puerto”, afirma Gutiérrez.

HKND ha informado que el puerto que planean construir en Brito tendría capacidad de mover cada año 2.8 millones de toneladas de productos petroleros y 1.95 millones de TEU de contendores (unidad equivalente a 20 pies).

Noguera, igual que Gutiérrez, dicen que la comunidad es pequeña en población pero grande en extensión y recursos naturales, y por eso la eligieron para hacer aquí el proyecto canalero. Después manifiestan algo de preocupación por el futuro del poblado, por la flora y por la fauna.

“Esto va a dejar de existir, estas casitas ya no van a estar aquí. ¿Qué va a pasar con nosotros, con los que nos dedicamos a pescar? Los peces se van a ir a las profundidades del mar, la pesca desaparecería”, expresa José Rodríguez.

EL MANGLAR MÁS GRANDE

A la par de donde construirían el puerto, a 500 metros después de cruzar el estero, se hallan los manglares de Boca de Brito. Son áreas húmedas que el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, PNUMA, define como “bosques pantanosos que viven donde se mezcla el agua dulce del río con la salada del mar”.

Trabajadores de HKND colocaron allí cintas rosadas, en los árboles de los manglares, marcando el inicio de la ruta del Canal.

Por eso, los lugareños creen que este lugar dejará de ser la fuente de alimentos que es hoy para su comunidad, por las especies acuáticas y aves que habitan y se reproducen allí. “Da una tristeza que se pierdan todos estos animalitos”, comenta Fidel Noguera. “Si en realidad hacen todo lo que tienen pensado, aquí se van a perder los camarones, los distintos tipos de cangrejos, como el barba, punche, tihuacal, peñero y jaiba”.

En las costas de Tola, municipio al que pertenece Brito, existen 29 puntos de manglares en un área de 286 hectáreas. Los de Boca de Brito poseen 128.5 hectáreas, son los mas extensos.

En estos manglares las aves son variadas. “Por esta época es común encontrar pájaros con plumajes de diferentes colores”, señala Noguera. Aunque él no sabe de qué especies son, dice que todos los años, en diferentes meses, llegan aves migratorias y acuáticas que buscan alimentos y refugio.

“Conozco las comunes, como el pato chanco, pelícano, martín peña y pato real, pero en realidad son muchas. Ojalá no destruyan el hogar de estos animalitos”, añade el pescador de Brito.

EL ESTERO “AHOGADO”

Las olas gigantes del maremoto, que golpearon las costas del Pacífico de Nicaragua en septiembre de 1992, dejaron en Boca de Brito una laguna que aún hoy está incomunicada del mar, del río y del estero, pero guarda mucha vida marina porque en ella abundan peces, cangrejos y camarones. La comunidad la conoce como “el estero ahogado”, por ser un cuerpo de agua que se mantiene solo.

“Es una laguna que no conecta ni con el río ni con el mar, es de agua salada y allí se puede hallar ojarán, mero, róbalo, pargo, jaiba, chacalines y camarones”, asegura Fidel Noguera, quien suele sacar de allí alimentos para su familia.

El “estero ahogado” está muy cerca de los manglares, por lo que las aves acuáticas, migratorias y estacionarias también consiguen alimentos allí.

Detrás de la laguna se alza un bosque de maderas preciosas: cedro real, roble, caoba y pochote, entre otras. En algunos de los árboles se observan cintas rosadas, lo que hace suponer a los pescadores que son marcaciones de la probable ruta del canal, que atravesaría los manglares y el bosque.

DEL GANADO AL TURISMO

A los lados del camino rústico hacia Boca de Brito, en algunas fincas ganaderas o agrícolas hay mojones puestos por HKND. Una de las haciendas que sería afectada por la ruta canalera, según esos mojones, es Miramar, una ganadería que abarca 1,800 manzanas de tierra.

Runel Carrillo Romero, administrador de la finca Miramar, explica que la propiedad pertenece a una sociedad anónima y el año pasado trabajadores de HKND colocaron mojones sobre los linderos, pero todavía nadie les ha dicho qué área sería afectada y cómo pagarían esas tierras.

“La finca es netamente ganadera, manejamos el engorde de novillos, y al pasar el Canal por aquí hemos pensado que este lugar podría volverse una finca turística, aunque todo está en veremos”, comenta Carrillo.

¿Qué esperan?

En Brito, los habitantes tienen opiniones encontradas sobre el proyecto del Canal Interoceánico que iniciaría en esa comunidad de pescadores. Unos dicen estar alegres porque creen que habrá más trabajo y, en consecuencia, se acabaría la desintegración familiar que les ha dejado la emigración de hombres y mujeres hacia Costa Rica, el país vecino. Otros manifiestan temor por los daños al medioambiente.

Nada estable aún

Juan Francisco Lanza opina que él sería favorecido con el Canal, porque ha pasado mucho tiempo buscando trabajo estable, sin hallarlo. “Dicen que viene más trabajo y eso es algo bueno para todos nosotros, ya no vamos a ir a buscar trabajo en otra parte, mejor nos quedamos aquí”, manifiesta.

¿Y los viejos?

Fidel Noguera, pescador, se alegra por que los jóvenes tendrían trabajo si hacen el Canal. Luego reflexiona: “Pero… ¿Y nosotros, los viejos que nos dedicamos a la pesca? No nos van a dar trabajo porque ya estamos vencidos. ¿Qué vamos a hacer?”.

¿Y la pesca?

Miguel Ángel Campos, otro pescador, se pregunta: “¿Qué va a pasar con todo ese cangrejal de esos manglares? Aquí la mayoría de la gente no está de acuerdo. Al unir la playa con el mar vas a ver toda la mortandad (de peces) que va haber. Aquí afecta a casi todo mundo con la pesca, aquí hay un montón de pescadores que bajan a estas playas”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus