•   Boston  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Concejo Municipal de la Alcaldía de Boston pasó con unanimidad la propuesta de ley “The Trust Act” (Acta de Confianza), la cual consiste en que la Policía de la ciudad de Boston no podrá retener por más de 48 horas a las personas indocumentadas que hayan sido detenidas por delitos menores.

Según Patricia Montes, directora de la organización pro migrante “Centro Presente” y una de las principales propulsoras de dicho proyecto, con la aprobación del Acta de Confianza por parte del Concejo Municipal bostoniano la Policía de esta ciudad ya no podrá reportar a los indocumentados que no se les encuentre un delito criminal de alto riesgo, a la oficina de Inmigración y Aduana (ICE, por su sigla en inglés).

El “Trust Act” viene a contrarrestar el controversial programa federal “Comunidades Seguras”, un programa que tiene como objetivo limpiar las comunidades de criminales indocumentados y que permite deportar a los inmigrantes a sus respectivos países de origen. Según la funcionaria de Centro Presente, este programa el gobierno federal lo ha estado utilizando de “mampara” para deportar a indocumentados que no tienen antecedentes penales.

Proceso

La nueva implementación del Acta de Confianza prohibirá a la Policía de la ciudad compartir información con la oficina federal de inmigración, cuando una persona indocumentada sea retenida por 48 horas debido a un delito menor y después de que esta sea puesta en libertad por un juez que determine que no representa una amenaza para la comunidad.

“Nosotros aplaudimos la acción del Concejo de Boston, estamos muy seguros de que el alcalde de la ciudad, Martin Walsh, muy pronto la firmará para que se convierta en ley, ya que él ha sido una de las personas que siempre ha defendido a la comunidad migrante y en reiteradas ocasiones dijo que si esta ley llegaba a su escritorio, no tendría ninguna objeción para firmarla”, aseguró Patricia Montes, directora de la organización pro migrante “Centro Presente”.

La funcionaria también destacó que, aunque se haya pasado la implementación del Acta de Confianza, a las personas indocumentadas se les pide que tienen que tomar las precauciones necesarias cuando vayan a conducir un vehículo sin licencia de conducir, “ya que si son detenidos por ser reincidentes, los podrían poner a la orden de la Oficina de Inmigración para su respectiva deportación”.

Al pasar esta ley, Boston le pondrá fin a las deportaciones de indocumentados, las cuales se venían implementando desde 2006 y que afectó a cientos de personas que se encontraban viviendo de una forma irregular en la ciudad.

En contexto

La decisión en Boston coincide con una oleada de migrantes centroamericanos, menores de edad, a Estados Unidos, que mantiene en alerta a varios países.

En el caso de Nicaragua, la cantidad de menores migrantes es mínima en comparación con las de Honduras, El Salvador y Guatemala.

Hasta mediados de julio pasado, la CBP (Customs and Border Protection) del Departamento de Seguridad de Estados Unidos contabilizaba solo a 57 niños nicaragüenses sin acompañantes detenidos en 2014, en la frontera sur de este país.

 

58 Mil niños migrantes habrían entrado ilegalmente a Estados Unidos en el actual año fiscal, que terminará el 30 de septiembre.

 

El “The Trust Act” (Acta de Confianza) obliga a la Policía de Boston a no retener por más de 48 horas a personas indocumentadas que hayan sido detenidas por delitos menores.

 

Centroamérica preocupada

La situación • La canciller de Honduras, Mireya Agüero, mostró su “preocupación” por el inminente despliegue de la Guardia Nacional en la frontera de Texas (EE.UU.) con México, tras visitar la zona debido a la crisis migratoria de los niños centroamericanos.

“La posibilidad de desplazar a otro contingente sería una preocupación, no solamente desde el punto de vista de la seguridad de las personas que podrían estar cruzando los puntos fronterizos, sino también de la seguridad humana de los norteamericanos involucrados en las operaciones”, dijo Agüero en una entrevista telefónica con EFE desde la localidad texana de McAllen.

En tanto, la Iglesia católica de El Salvador dijo que espera que este país centroamericano pueda “resolver” pronto la problemática de la migración de menores de edad hacia Estados Unidos.

“Ojalá podamos resolver eso (la problemática de los niños migrantes) aquí en nuestro país y que nuestros niños no tengan que exponerse a ese sufrimiento y a ese peligro tan grande”, confesó el arzobispo de San Salvador en una conferencia de prensa en la Catedral Metropolitana.

 

"Aplaudimos la acción del Concejo de Boston; estamos muy seguros de que el alcalde de la ciudad, Martin Walsh, muy pronto la firmará para que se convierta en ley".

Patricia Montes, directora de la organización pro migrante “Centro Presente”.