• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El primer billete de 20 córdobas emitido por el Banco Nacional tras su nacionalización en 1940, tiene en el reverso un mapa de Nicaragua con la ruta del Canal Interoceánico, la megaobra postergada durante siglos. El billete es anaranjado, en él también se identifica la carretera hacia El Rama y tiene en su anverso una imagen de Rafaela Herrera disparando el cañón desde la fortaleza de El Castillo.

¿Por qué Anastasio Somoza García decidió plasmar el anhelado proyecto en la primera serie de billetes bancarios nacionales? Jan Geert van der Post, autor del libro “El largo y sinuoso camino. Razones por las que no ha sido construido el Canal en Nicaragua”, que será presentado la próxima semana, explica que en 1939 el dictador visitó al presidente norteamericano Franklin D. Roosevelt y en esa ocasión “pidió y hasta casi exigió el apoyo estadounidense para la realización del Canal Interoceánico”.

“En la interpretación de Somoza, el tratado Chamorro-Bryan obligaba a Estados Unidos a construir el Canal”, analiza el escritor holandés, quien agrega que entonces Roosevelt “prometió mandar un equipo de ingenieros para investigar las posibilidades de un Canal pequeño, un Canal para barcazas como ruta de exportación desde Nicaragua a Estados Unidos”.

El equipo llegó en 1940 y concluyó sus estudios en 1941, agrega Jan Geert van der Post. “Tal vez el billete era en alusión a ese intento, otra vez fallido, por falta de necesidad económica real”.

“El Gobierno de Franklin D. Roosevelt no encontró justificación económica ni militar para construir el Canal, pero autorizó un financiamiento para dragar el río San Juan, de modo que se pudiera navegar con barcazas. Eso era para Somoza un avance en la idea, por eso él decidió insistir en el proyecto, colocando el mapa de la ruta canalera en el billete de 20”, indicó a su vez el escritor y economista Francisco Mayorga.

Sin embargo, el crédito de Estados Unidos para el dragado del río no se logró desembolsar a causa del estallido de la Segunda Guerra Mundial, anota Mayorga.

Durante esa misma visita a Roosevelt, Somoza solicitó instructores norteamericanos para la Academia Militar. En el libro “La Nicaragua de los Somoza (1936-1979)”, su autora, María Dolores Ferrero Blanco, sostiene que sobre la solicitud de dragar el San Juan, Roosevelt prometió enviar una delegación del Cuerpo de Ingenieros del Ejército norteamericano para emprender un estudio sobre el tema, “aunque finalmente todo quedó en la construcción de una carretera de comunicación entre ambas orillas, que no estaría terminada sino hasta la década de 1960”.

Salió con el “Lilliam”

Francisco Mayorga recuerda que ese billete de 20 córdobas fue emitido junto al famoso billete de un córdoba con la efigie de Lilliam Somoza Debayle, hija de Somoza García.

“Resulta que en octubre de 1940 Somoza había recomprado el 49% de las acciones del National Bank of Nicaragua, que estaba todavía bajo control de banqueros americanos —explica Mayorga—. El National Bank of Nicaragua había sido fundado en 1912 como parte de las imposiciones de la intervención militar y los acuerdos del Tratado Castrillo-Knox, que entre otras cosas dieron a los Brown Brothers el derecho de emitir la moneda de Nicaragua como parte de las obligaciones para repagar unos onerosos créditos de los banqueros americanos”.

Hasta 1940, indica el economista y escritor, los billetes fueron emitidos por el National Bank.

“En 1941 se autorizó la primera emisión de billetes bancarios nacionales propiamente dichos. Antes de eso habían existido billetes de bancos privados, como el Banco Agrícola Mercantil y billetes emitidos por el Tesoro, pero no de un banco del Estado”.

Según el libro “La Moneda de Nicaragua”, del BCN, “el Banco Nacional de Nicaragua, Incorporado, se transformó en una verdadera entidad nacional” tras la reunión de los accionistas “en la ciudad de Hartford, Connecticut, el 10 de diciembre de 1940, correspondiendo ejecutar lo acordado al representante diplomático de Nicaragua en Washington, doctor León Debayle, luego gerente general de la institución”.

Con el billete de 20 que llevaba el proyecto del Canal, fue emitido el billete de 10 que tenía en su anverso a Miguel Larreynaga; el de 50 que contenía la foto de Máximo Jerez y de Tomás Martínez; el de 100 que llevaba a José Dolores Estrada; el de 500 que tenía a Darío, y el de 1,000 con la imagen del propio Somoza.

El decreto que autorizó la emisión de todos estos billetes especificaba que en el mapa publicado en el reverso del de 20, se debía indicar las siguientes trayectorias: “a) la de la carretera a El Rama, apareciendo en sus respectivos lugares los nombres de Managua, Boaco, Chontales, Zelaya y El Rama en el espacio medio de las líneas que muestran la carretera y a uno de sus lados aparecerá la frase Carretera Rama; y b) la del Canal Interoceánico en proyecto, debiendo aparecer dentro del espacio que corresponde al Lago de Nicaragua, en la parte en que se indique la ruta del Canal la leyenda ‘Proyecto Canal Interoceánico’ y en sus correspondientes lugares los nombres de Río San Juan, Lago de Nicaragua y Rivas. Al pie de esta viñeta no aparecerá ninguna leyenda. Sobre un fondo geométrico aparecerá un número 20 en cada esquina del billete”.

La Ley Monetaria de 1940 mantenía la tasa de cambio del córdoba de C$5 a US$1, que estuvo así hasta 1950.

1940 AÑO en el que se logró nacionalizar el Banco Nacional.

5 CÓRDOBAS por 1 dólar era el cambio oficial en esa época.

250 MIL denominaciones del billete de C$20 mandaron a imprimirse.

"Somoza pidió y hasta casi exigió el apoyo estadounidense para la realización del Canal Interoceánico".

Jan Geert van der Post, HISTORIADOR

"El Gobierno de Franklin D. Roosevelt no encontró justificación económica ni militar para construir el Canal".

FRANCISCO MAYORGA, ECONOMISTA