• MANAGUA |
  • |
  • |
  • AP

El ministerio de Defensa informó el miércoles que la violencia registrada entre partidarios oficialistas y de la oposición tras las elecciones municipales, podría desencadenar una "escalada de hechos impredecibles".

Un comunicado emitido el miércoles por la dependencia llamó "a las personas y agrupaciones políticas que alteran el orden público, a mantener la calma y el respeto al orden jurídico institucional".

También señaló que los "hechos violentos provocados por personas o grupos... crean zozobra, inseguridad y dañan la imagen del país y podrían derivar en una escalada de hechos impredecibles".

Los resultados oficiales de los comicios municipales del 9 de noviembre, según los cuales el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) ganó más de 90 de las 146 alcaldías en disputa, fueron rechazados por la alianza opositora encabezada por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC).

Militantes de ambos grupos políticos protagonizaron choques desde la semana pasada, pero los enfrentamientos tuvieron su momento más álgido el martes cuando hubo al menos dos policías y tres civiles heridos en medio de las protestas. Sandinistas llegaron desde todo el país, coparon las entradas de la ciudad, rodearon el Consejo Supremo Electoral (CSE) para exigir la proclamación del triunfo del oficialismo e impidieron una manifestación del PLC.

Algunos otros incidentes se desarrollaron en las ciudades de León, a 96 kilómetros al occidente de la capital.

Al comentar otros actos de violencia ocurridos en protesta por los comicios, el procurador general de la república, Hernán Estrada, alegó que "el gobierno ha actuado con suma prudencia y suma responsabilidad".

Agregó que "si no fuera así", bastaría un llamado de Ortega a su militancia y no quedaría piedra sobre piedra sobre ningún medio de comunicación que fuera adversario.

La presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Nuñez, respondió que las declaraciones del Procurador constituían "una amenaza, pero al mismo tiempo es una imputación a que Daniel Ortega es el responsable de todo lo que esta pasando por el lado de la parte del frente sandinista".

Las elecciones nicaragüenses han sido cuestionadas por Estados Unidos, la Unión Europea, la iglesia Católica y grupos de la sociedad civil y de la empresa privada.