Ary Pantoja
  • Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

La Conferencia Episcopal de Nicaragua condenó la violencia postelectoral, alentada por simpatizantes de cualquier partido político. Después de dos días de reunión en Jinotega, emitieron un comunicado que dice: “los obispos queremos expresar nuestra preocupación y el dolor por la violencia en diversas partes del país, la cual revive heridas profundas que con mucho esfuerzo y buena voluntad nuestro pueblo había venido superando. Nos oponemos a cualquier tipo de violencia venga de donde venga”.

“Nunca hemos sido ni seremos partícipes de la utilización de la violencia como método para alcanzar un objetivo”, señalan los obispos a través del comunicado emitido en ocasión de la asamblea plenaria 2008 de la Conferencia Episcopal.

Los obispos de Nicaragua exhortaron a los actores políticos, sobre todo a los participantes en la reciente contienda electoral, a “agotar todos los recursos constitucionales, jurídicos y democráticos que permitan encontrar una solución a la actual crisis, conforme a la verdad y la justicia”.

Manipulación religiosa
“No podemos ver impasiblemente que se utilicen signos y se usen lenguajes propios de la religiosidad católica con fines políticos y hasta totalmente contrarios a los valores que en sí mismos significan”, reclaman los obispos en clara alusión a las imágenes de la Virgen María que “han aparecido” en las diversas rotondas de la capital.

“Esta preocupación por la violencia, la que atenta contra la integridad de las personas y la vida, es también preocupación por las consecuencias de la misma en las familias, angustiadas por la integridad de sus miembros, la estabilidad de sus ingresos económicos, los daños emocionales y síquicos en sus niños y jóvenes, quienes además, pueden crear resentimientos y hasta odios”, advierten los prelados nicaragüenses.

La Conferencia Episcopal también llama a asumir la responsabilidad en aras de resolver la crisis nacional.

“Este momento de crisis nacional, hace que nuestra voz de pastores se dirija a todos aquellos que tienen arraigada su vocación de constructores de la paz, para que nos dispongamos a trabajar hasta alcanzar ese sagrado derecho de nuestra gente y se mantenga la esperanza del hombre que resiste a pesar de todas las desilusiones”, se lee en el comunicado de los Obispos de Nicaragua.