•   San José. Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Enviado Especial Costa Rica

 

Representantes de organismos internacionales y funcionarios públicos que participan en V Conferencia Latinoamericana sobre Políticas de Drogas, Confedrogas, exhortaron a los gobiernos de la región a replantear la lucha contra el narcotráfico, y a reconsiderar las políticas punitivas contra quienes consumen drogas, pues señalan que a veces son más duros que con quienes cometen crímenes violentos.

“Mucho de la lucha contra el narcotráfico nos conduce a la criminalización de la pobreza”, expresó el ministro de Seguridad de Costa Rica, Celso Gamboa, ante los representantes del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, Pnud, de la Organización de Estados Americanos, OEA, funcionarios de gobierno y miembros del organismo regional en la inauguración de la Confedrogas, que por primera vez se celebra en un país centroamericano.

“Latinoamérica es la región del mundo con mayor desigualdad social, eso hace que personas que no tengan otras alternativas, por ejemplo laborales, puedan verse tentadas a ingresar en un mundo donde la ilegalidad les da la posibilidad de acceder a ciertos beneficios”, afirmó el coordinador de la Confedrogas, el argentino Pablo Cymerman.

Para el ministro Gamboa “la región necesita ideas nuevas porque tenemos que replantear la estrategia y la lucha contra las drogas, observándolo como un tema de salud pública, pero también como un factor de carácter económico porque son empresas (narcotraficantes) que están lucrando con nuestros países y están maltratando las economías”, expresó.

Fortalecer la justicia

Por su parte, YorikoYasukawa, coordinadora residente del Pnud en Costa Rica, señaló que para enfrentar el flagelo del narcotráfico, es urgente fortalecer las instituciones judiciales respecto a la eficacia y a la transparencia.

Coincidió en que se requiere de “políticas y programas de desarrollo que abarquen a toda la población” y, en ese sentido, mencionó que faltan servicios de salud y educación de calidad para las poblaciones vulnerables.

En tanto, Graciela Touzá, presidenta de Intercambio de Asociación Civil, en representación de Confedrogas, expresó que no es posible que en Centroamérica se mantengan las políticas punitivas contra quienes consumen Cannabis sativa (marihuana), y destacó las acciones de países como Colombia, Chile, México, Argentina y Costa Rica, donde se avanza con proyectos de ley para despenalizarlo.

“La experiencia de regulación del mercado del cannabis en Uruguay, Washington y Colorado, las discusiones y proyectos de descriminalización del consumo, posesión y/o cultivo para el consumo personal en Colombia, Chile, México, Argentina y Costa Rica, entre otros países de la región, son señales de que tanto nuestros gobiernos como nuestras sociedades están reconociendo que el enfoque bélico es un paradigma agotado”, dijo Touzá.

Sobre el mismo asunto la representante de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos de Derechos Humanos (WOLA), Coletta Younger, dijo que falta “repensar las estrategias implementadas hasta el momento, para tratar el tema de consumo y las personas que tienen problemas de la dependencia desde una perspectiva de salud pública” y recomendó a los países comenzar con ajustes al sistema judicial, para evitar que el castigo por consumir droga sea a veces más severo que el que se aplica a los autores de crímenes violentos.

 

400 PERSONAS asistieron a la apertura del encuentro más importante de Latinoamérica sobre políticas de drogas.