•   Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Embarcaciones conocidas como unidades de superficie de la Fuerza Naval de Ejército de Nicaragua dieron persecución hasta interceptar en las costas del océano Pacífico del departamento de Carazo, a una lancha con motor fuera de borda de nombre Esmeralda, donde un nicaragüense y un costarricense transportaban 231 kilos de cocaína, empaquetados en ocho bultos.

El hecho ocurrió el pasado martes, cuando al caer la noche, la lancha con el cargamento de droga fue avistada en la zona costera de Huehuete, departamento de Carazo, lo cual activó el operativo específico denominado Operación Tornado, comandado por organismos de inteligencia del Ejército de Nicaragua.

Inmediatamente, la Fuerza Naval inició una persecución que culminó a las 8:00 p.m., a 800 metros de la zona costera de Casares, departamento de Carazo, con la detención del nicaragüense Luis Antonio Flores, de 52 años, originario de San Juan del Sur, y de Abel Antonio Aragón Fajardo, de 30 años, originario de Heredia, Costa Rica.

“En el marco de la estrategia del muro de contención contra el narcotráfico, desde el mes de abril desarrollamos la operación Tormenta Azul, en conjunto con órganos de inteligencia del Ejército, el servicio de control de droga de la Federación Rusa, y organismos de inteligencia de los países de Centroamérica”, expresó el capitán de fragata Juan Benjamín Juárez Blanco, jefe del Estado Mayor del Distrito Naval del Pacífico.

También fue incautada la lancha donde era transportada la droga, así como un motor Yamaha 75HP, es decir, de 75 caballos de fuerza.

Según fuentes militares, el costarricense habría contratado los servicios del nicaragüense en el municipio de San Juan del Sur, para que lo trasladara hasta la zona del Golfo de Fonseca, donde la droga sería recibida por otro traficante.

Tras ser detenidos, los narcotraficantes y la droga fueron llevados esa misma noche al primer batallón de tropas navales Comandante Richard Lugo, en Puerto Sandino, en el municipio de Nagarote, del departamento de León.

EMPAQUE COLORIDO

Al día siguiente de la detención, los traficantes y los ocho bultos con droga fueron presentados a varios medios de comunicación en la localidad de Puerto Sandino, hasta donde se movilizaron las fuerzas de la Policía Nacional con la técnica de laboratorio de criminalística, quienes tras realizar la prueba de campo, dio positivo para cocaína.

En cada bulto venían 25 tacos o paquetes de cocaína, a excepción de dos bultos que traían uno y dos paquetes de más, respectivamente.

Después de contar y de pesar la droga incautada, se contabilizó un total de 203 paquetes rectangulares, para un total de 231 kilos de cocaína incautada, la cual venía empacada con plásticos de diferentes colores: rojo, café, negro, blanco y amarillo y otros venían marcados con el número 60.

Este año, el Ejército de Nicaragua ha asestado varios golpes al narcotráfico internacional. El pasado 17 de julio en el puente de Cárdenas, en Rivas, se incautaron 318 paquetes de cocaína.

El 22 de julio en Nacascolo, San Juan del Sur, fueron descubiertos 452 paquetes de cocaína, y a mediados de agosto, también en las mismas costas de Casares se realizó un quiebre de más de 200 kilos de cocaína.

 

12 mil dólares es el valor de un kilo de cocaína cuando transita por Nicaragua.

 

25 mil dólares es el precio de un kilo puesto en Estados Unidos.