•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En los dos últimos años han muerto 20 mineros artesanales en Bonanza, de los que 9 perdieron la vida en El Comal, una antigua mina donde las labores se han suspendido tras un alud ocurrido el pasado 28 de agosto y que cobró la vida de 7 personas.

050914 mineria

Además, en mina El Limón, en León, murió una persona y tres resultaron heridas, aunque no eran güiriseros.

Nicaragua vive un boom en la minería, debido a que el oro se ha convertido en uno de los cinco principales productos de exportación y por lo que este país es considerado entre los “más activos y atractivos” para esa actividad, según un informe de  la británica World Business Reports. 

BONANZA

Un informe de la empresa minera Hemco indica que el año pasado murieron 3 mineros en Bonanza, de los cuales 2 fallecieron en El Comal.

Y en lo que va de este año la cifra de fallecidos ya suma 17, incluidos 7 que cayeron en un abismo en la mina El Comal, donde ocurrió un alud el jueves 28 de agosto, cuando 29 personas buscaban oro.

El Comal es una mina abandonada ubicada en el municipio de Bonanza, Región Autónoma del Caribe Norte, uno de los principales distritos mineros de Nicaragua y que este año proyecta producir más de 70,000 onzas de oro.

LOS GÜIRISEROS

Pese a que en Bonanza se impulsan programas de capacitación en geología, primeros auxilios, seguridad ocupacional, uso de equipos de protección personal y mitigación ambiental, entre otros, a la zona llegan mineros que no están censados.

Hemco señaló en un comunicado que ejecuta un plan de ordenamiento y un censo en Bonanza, para “saber cuántos (mineros) son y dónde operan, a fin de tener una radiografía de la actividad artesanal en el municipio y dar salida a sus necesidades, como la ubicación en sitios seguros”.

Unos 4,000 mineros artesanales trabajan con Hemco en Bonanza y semanalmente obtienen, en conjunto, ingresos por US$300,000.

El pasado 28 de agosto, sin embargo, un grupo de 29 mineros no censados quedó soterrado. Dos lograron salir a la superficie poco después de un alud, mientras que otros 20 lograron ser rescatados un día después del accidente.

El pasado lunes las autoridades optaron por suspender las labores de rescate, tras un nuevo derrumbe en El Comal, y anunciaron que 7 mineros no pudieron ser salvados.

“Mi hermano quedó allí enterrado en ese montón de tierra, no sé qué le voy a decir a sus hijas”, dijo Jorge Martínez, hermano de uno de los desaparecidos.

Otro minero, Pedro Velásquez Umanzor, indicó que avanzaron lo más que pudieron en las labores de rescate, pero las condiciones impidieron salvar a los 7 mineros que quedaron atrapados.

“Allí está un primo mío y ya perdimos la paciencia, no podemos hacer nada, solo se lo dejamos a Dios. Ya murió, qué vamos a hacer, no le echamos culpa a nadie y está en mi pensamiento que allí quedó por la minería, que de eso vivimos nosotros, de eso comemos”, dijo.

ACCIDENTES

Según Hemco, el año pasado 41 mineros artesanales sufrieron accidentes, de los que solo 9 estaban censados.

Este año son 22 personas las que han sufrido accidentes y 2 pertenecen al censo de Hemco.

“La mayoría de estos accidentes que involucran a mineros artesanales no censados ocurren principalmente en lugares donde los comerciantes de broza (que no son los mozos o mineros artesanales que se meten al pozo a extraer el oro) han acaparado los sitios de explotación, como ocurrió en el caso de El Comal”, sostuvo la empresa.

SEGURIDAD

Tras el accidente en El Comal fueron suspendidas todas las labores, y en Bonanza están a la espera de que un equipo de geólogos evalúe cuáles son las áreas que en el cerro “presentan riesgos para la vida de las personas”.

A diferencia de lo que ha ocurrido con los mineros artesanales, en el área industrial los accidentes no han sido letales.

En Bonanza, hasta julio, se registraban seis accidentes entre moderados y leves, como golpes, fracturas y contusiones. La cifra es un 50% menos respecto al mismo período del año pasado.

Según Hemco, la disminución de incidentes responde al desarrollo de una estrategia de

seguridad.

“Desde su inicio en 1995 a la fecha, es decir 19 años, Hemco ha sufrido dos accidentes fatales (2010 y 2011), uno de estas en un pozo artesanal mientras se revisaban los niveles de ventilación y oxígeno, tras una solicitud de apoyo de un colectivo de mineros artesanales”, reveló la empresa.

EN CHONTALES

El gerente de Asuntos Corporativos de B2Gold Nicaragua, Álvaro Ledesma, dijo que en Chontales procesan el oro a los mineros artesanales, a quienes les pagan la onza a precio internacional.

En este departamento, que es otro de los distritos mineros de mayor importancia para Nicaragua, no se registran muertes de güiriseros.

 

Mina El Limón

Hechos • En la mina El Limón, en León, este año murió un minero y otros tres resultaron heridos en un accidente relacionado con quemaduras con agua caliente.

Álvaro Ledesma, gerente de Asuntos Corporativos de B2Gold Nicaragua, afirmó que tras el suceso intensificaron las gestiones de seguridad.

“Trabajar con agua caliente ha sido uno de los peligros significativos identificados en mina El Limón. Por eso debemos de controlar el riesgo que representa el agua caliente, que en nuestro caso se debe a nuestra cercanía con una serie de volcanes. No es deseable, ni posible, trabajar con presencia de agua caliente, así que debemos bombearla hacia otro sitio, es por eso que la minería es un arte de la ingeniería”, declaró.

Agregó que a pesar de los riesgos que enfrentan tanto en la mina El Limón, como en La Libertad y en Santo Domingo (Chontales), los planes de seguridad les han permitido obtener en tres años consecutivos la distinción como empresa líder en higiene y seguridad ocupacional.

Representantes de B2Gold y de Hemco explicaron, por separado, que impulsan una serie de capacitaciones para los mineros, que incluyen charlas, entrega de equipos de seguridad y entrenamiento, entre otros aspectos.