• |
  • |
  • END

El magistrado liberal del Consejo Supremo Electoral (CSE), Luis Benavides, denunció el despido de todo su personal de confianza en una medida que calificó de “represalia” por la posición que ha mantenido después de las elecciones municipales.

Benavides responsabilizó al titular del poder electoral Roberto Rivas y al coronel Emmett Lang, segundo al mando de esa entidad, de ser los responsables de las acciones en su contra.

“Supernumerarios” sólo donde Benavides
Ayer END intentó hablar con el presidente del CSE, pero no respondió las llamadas ni a los mensajes que dejamos, aunque extraoficialmente conocimos que los despidos Rivas los justificó con “supernumerarios” que al parecer sólo vio en el despacho de Benavides.

Este magistrado liberal es el único de los miembros propietarios que se ha ausentado de las comparecencias públicas de los miembros del CSE, en las que han brindado datos sobre los resultados de los comicios que han sido ampliamente cuestionados.

“Seis de los siete trabajadores de mi despacho recibieron una carta de despido de la Dirección de Recursos Humanos del CSE, en la cual les indicaron que ya había concluido el proceso electoral y que eran empleados de confianza; y que por eso lo despedían”, dijo Benavides.

El despido, según el magistrado liberal, se basa en los artículos 9 y 14 de la Ley 476, Ley de Servicio Civil y Carrera Administrativa, que se refieren a quienes son empleados de confianza en las entidades públicas y su contratación y despido, sin perjuicio de lo dispuesto por el Código del Trabajo.

“Esto es por represalia por la actitud que he tomado en relación a los comicios municipales, lo cual atenta contra la institucionalidad, porque tan magistrados son ellos como lo soy yo; y ellos tienen su personal completo y hasta contrataron más”, dijo Benavides.

No tocan ni a Herrera ni a Marenco
El magistrado del Partido Liberal Constitucionalista ha restado toda credibilidad a los resultados de los comicios municipales, porque no cree que hayan sido transparentes. Su actitud dista de la que han asumido sus colegas rojos René Herrera y José Marenco Cardenal, quienes han validado los resultados que ha brindado el titular del CSE Roberto Rivas.

“Esos señores (Herrera y Marenco) tienen su personal completo, es sólo a mí que me están aplicando esto, por las declaraciones que he brindado sobre el proceso electoral que no voy a repetir porque ya son por todos ustedes conocidas”, señaló Benavides.

Añadió que los que eran hasta ayer sus empleados, podrían recurrir de amparo ante el despido, debido a que la medida debe ser antecedida por sesiones previas de las autoridades administrativas.

Es debilidad de Rivas y Lang
Benavides dijo que los que se encargaron de correr a sus empleados son Roberto Rivas y Emmett Lang, “que son los únicos que tienen la responsabilidad de contratar y correr; y no les voy a pedir explicaciones porque está claro que es por represalias”.

Insistió en que la acción “va en contra de la institucionalidad, porque yo no me puedo quedar trabajando solo, imaginate que hasta a mi chofer lo están despidiendo”.

Sin embargo, Benavides dijo sentirse fortalecido con las represalias, “porque me están dando la razón. Esa reacción es porque saben que lo que he dicho es la verdad y se trata de una debilidad, ahí muestran lo débiles que son”.

“Si a mí no me corren es porque para eso tendrían que correrlos a ellos, y necesitan 56 votos de la Asamblea para aprobarlos, pero si no fuera así, hace rato que ya me hubieran corrido”, concluyó.