• |
  • |
  • END

Diversos sectores políticos y de la sociedad civil reconocieron la difícil labor que ha desarrollado la Policía Nacional en las últimas semanas, cuando a pesar de que se han registrado enfrentamientos callejeros entre grupos políticos en los que ha habido heridos y pérdidas materiales, el país no registra un solo muerto.

Los entrevistados, entre ellos aliados del partido de gobierno, liberales, renovadores sandinistas y representantes de organismo que defienden los Derechos Humanos, volvieron por el trabajo policial, al indicar que la presión a la que han estado sometidas la jefatura y las tropas del orden, es altísima, y que pese a todo la situación no se ha salido completamente del control.

“La Policía está presionada, y hay que recordar que aunque existe una jefatura, su máxima autoridad es la Presidencia de la República, y, además, está sometida a la ley, pero eso se maximiza cuando es gente del partido de Gobierno la que está ahí (en las calles), pero han hecho un enorme esfuerzo”, dijo el diputado Agustín Jarquín, aliado del partido de Gobierno a través de la Convergencia Nacional.

La Directora de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, admitió el martes antes de los sucesos de violencia que se registraron la tarde de ese día, que se ha violentado el derecho constitucional de movilización y manifestación de una parte de los nicaragüenses, pero defendió el actuar de las fuerzas del orden público que han procurado que la violencia electoral no se salga totalmente del control, y, sobre todo, que no haya pérdida de vidas humanas.

A pesar de presiones, Policía hace lo que puede
La Directora del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), doctora Vilma Núñez, dijo que aunque se han observado imágenes lamentables en donde la violencia de los manifestantes se da a la vista y paciencia de los agentes del orden, entre lo bueno y lo malo que ha visto, lo positivo resalta.

“Si aquí no ha habido muertos, es porque, definitivamente, la Policía dirigida por la primera comisionada Aminta Granera, ha logrado detener la violencia con estrategias inteligentes, a pesar de que su trabajo se ha visto intervenido en algún momento por órdenes de otra naturaleza que han desvirtuado un poco la imagen de la Policía”, dijo Núñez.

“La verdad es que nadie en este país quisiera estar en el lugar de la comisionada Granera, sometido a ese estrés, a esa presión, tanto de quienes ordenan otras cosas y lo que debe hacerse en el cumplimiento de la ley”, añadió.

No obstante, mencionó que hay situaciones que la población ve con mucho escepticismo, como la destrucción del vehículo de Canal 2 a la vista y paciencia de más de una docena de antimotines, y los “no podemos” que dieron como respuesta los agentes antidisturbios en León cuando se les pedía que intervinieran para detener la destrucción de Radio Darío.

Capacidad policial versus poderosos paramilitares
El diputado liberal José Pallais dijo que en medio de todas las dificultades que ha visto la entidad del orden para controlar los brotes de violencia el saldo es positivo, pues sus recursos humanos y económicos son ampliamente superados por los de los grupos afines al Gobierno que promueven la violencia.

“Estamos viviendo una situación extraordinaria, donde hay una organización paraestatal de turbas bien organizadas, sostenidas económicamente por el Gobierno, y en unas dimensiones que sobrepasan cualquier capacidad de reacción de la Policía”, dijo Pallais.

Explicó que no se trata de movimientos sociales espontáneos, sino que hay una preparación y dirección, de manera que mueven gente con fines específicos, en puntos estratégicos, los dotan de armas, mecanismos de una cadena de mando, “y, ante eso, siendo justo y equilibrado, la Policía, ha hecho su mejor esfuerzo y ha sobrepasado su capacidad”.

“Estoy de acuerdo conque tienen que actuar con mucha prudencia, porque hay acciones irracionales que más bien pueden incrementar los niveles de confrontación y violencia”, agregó Pallais.

El martes pudo haber sido masacre
El coordinador de la alianza del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), Edmundo Jarquín, calificó de “extraordinario” el trabajo de las fuerzas policiales, tomando en cuenta la gran limitación de recursos humanos y económicos que enfrenta.

“Aquí se ha logrado evitar un derramamiento de sangre, porque ayer (el martes en la marcha de liberales) pudo haberse registrado una verdadera tragedia de no ser por la Policía, que ha tratado de preservar y defender a toda costa su institucionalidad”, dijo Jarquín.

Recordó que las fuerzas del orden sólo cuentan con 500 antimotines que, en los últimos días, han brindado seguridad a las instalaciones de los medios de comunicación y puntos de relevancia, y que, además, han soportado los brotes de violencia, a veces sin comer o a medio descansar.

“La Policía se ha visto desbordada por la violencia gubernamental, pero con todo, está haciendo un trabajo encomiable, por el esfuerzo de evitar muertes y conservar su institucionalidad”, concluyó.