•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los robos, asaltos y hurtos, así como el maltrato psicológico, la violencia sexual, el maltrato físico y los homicidios continúan siendo la principal forma de violencia directa que afecta a los nicaragüenses, según un estudio de la Universidad Centroamericana, UCA.

Lo más revelador de estas formas de violencia es que la persona que agrede de manera física o verbal a otra, la ataca sexualmente o la mata, es alguien conocido, a veces del mismo entorno familiar o social.

Así lo revela una reciente investigación denominada “Comprendiendo la Violencia y la Inseguridad, desde la ciudadanía en Nicaragua”. Esta fue realizada por el Centro de Análisis Socio Cultural, CASC, de la UCA.

Un aspecto interesante del estudio fue revelar que cuatro de cada diez nicaragüenses han sido estafados por personas conocidas.

Detalles

"Lo más alto en violencia contra la propiedad es el asalto. De cada 100 nicaragüenses, 50 te dicen que conocen a alguien que ha sido asaltado, ya sea en la comunidad o en su barrio. Aunque solo 4 personas te dicen haber sido víctimas directas del asalto", expresa Mario José Sánchez González, director del CASC.

El estudio incluyó la aplicación de una encuesta nacional sobre percepción y victimización de la violencia realizada a 1,620 personas de 45 municipios, que abarcó a todos los departamentos y regiones del país.

Respecto a los asesinatos, un 21% de los encuestados expresó conocer a personas que han sido asesinadas, pero menos del 1% manifiesta haber sufrido esa forma de violencia en su entorno familiar.

En riesgos contra las personas lo que más resalta son el maltrato físico, los golpes, las amenazas, el maltrato psicológico, seguido de la violencia sexual, donde al menos uno de cada diez nicaragüenses conoce de casos de agresiones sexuales en su comunidad o en su barrio.

Cultural

A pesar de que Nicaragua goza de pacificación con respecto a la violencia que se vive en los tres países centroamericanos ubicados al norte, los investigadores de la UCA decidieron explorar tres tipos de violencia: directa, estructural y cultural.

Dentro de la violencia estructural, el estudio abordó aspectos de la violencia política, al abordar el tema de la intimidación, donde un 12% dijo conocer a personas que han sido intimidadas políticamente y solo 1 persona de cada 100 revela haber sido afectada por esta forma de violencia de manera directa.

“Si lo ves como porcentaje puede parecer poco, pero cuando lo ampliás a poblaciones, el 1% de la población ya es una cifra grande. Creemos que es mucha gente y eso debe llamar a la reflexión", expresó Douglas Castro, miembro del CASC.

Dentro de la violencia cultural, el estudio preguntó a los encuestados de que si creían que la discriminación social y la pobreza eran consideradas formas de violencia. Un 67.3% respondió que no considera a la pobreza como una forma de violencia, mientras el restante 32.7% considera que sí.

En cambio, un 88% de los consultados respondió que la discriminación es una forma de violencia, mientras solo un 12% cree que no lo es.

"Es decir, que a las personas pobres les preocupa más ser despreciados o discriminados por otras personas, que la misma condición de pobreza", indica Sánchez González.

Revelador

Pero lo más revelador de este aspecto es que un 44% de los nicaragüenses, es decir 40 de cada 100, reconoce que en su comunidad o en su barrio hay algún tipo de discriminación, siendo la más alta la discriminación por ideología política, seguida por tener una religión y, en tercer puesto, se ubica la discriminación por orientación sexual.

Cuando a los nicaragüenses se les preguntas qué es lo que les preocupa, realmente la seguridad no está muy presente. Es algo que depende de la región, pues en Managua este tema sí es importante; no obstante, en el resto del país, no es una preocupación primordial.

Los nicaragüenses tienen como problema principal la situación económica ligada al desempleo; sin embargo, cuando se les pregunta si consideran que la situación ha mejorado, un 32%, es decir la tercera parte, responde que sí.

Causas

Al preguntarles a qué le atribuyen esa mejoría, la razón que dan los encuestados es por el desempeño de la Policía; pero otro alto porcentaje, un 29%, considera que se debe a las acciones de la misma comunidad. En tanto, otra tercera parte considera que por ambas razones la situación ha mejorado.

Solamente un 17.1% considera que la situación ha empeorado y la culpa se la aducen al mal desempeño policial, a la corrupción y los asuntos económicos.

“El factor policial y comunitario es clave en el tema de que mejore o empeore el tema de la seguridad. Entonces cuando la seguridad se considera que ha mejorado, la gente valora el papel de la Policía, pero también se lo atribuyen al trabajo comunitario", asegura Mario Sánchez.

Advertencias

Los responsables del estudio consideran que la reflexión sobre la violencia en Nicaragua debe trascender el discurso o la afirmación de que se trata del país más seguro de Centroamérica.

“Si bien es cierto los indicadores de criminalidad y violencia letal son significativamente menores que los tres países del norte de la región, debemos asumir responsablemente que una de las tareas más complejas consiste en distinguir entre las diferentes formas de violencia y comprender mejor sus características, riesgos y consecuencias", señala parte de las conclusiones del estudio sobre violencia de la UCA.

 

"En los otros países (de Centroamé-rica) no se ve el papel de la comunidad como un factor clave para la seguridad y la prevención, en cambio en Nicaragua sí".

Mario Sánchez González, investigador social de la UCA.

 

"Uno de los peligros que puede afectar al estado actual y futuro de la democracia es que la violencia rompa el vínculo social".

Conclusiones del estudio ‘Comprendiendo la violencia y la inseguridad’.

 

Nicaragua con menos homicidios en la región

Según estudios de la Organización de Naciones Unidas, a nivel mundial, la tasa promedio de homicidios es de 6.2 por cada 100 mil habitantes.

Seguridad

En Centroamérica, Nicaragua tiene una tasa de 8.7 homicidios por cada 100 mil habitantes, mientras Costa Rica registra 9 homicidios.

Peligroso

Sin embargo, en Honduras la tasa de homicidios es de 91 personas por cada 100 mil habitantes, y ocupa el puesto número uno en el mundo.

Violentos

En la misma relación,

El Salvador presenta 69 homicidios por cada 100 mil habitantes y Guatemala, 34.

 

La excepción llamada Nicaragua

HISTORIA VIOLENTA • Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua tienen en común que son sociedades con un pasado de cruentos conflictos militares, los cuales han generado guerras civiles y violentas convulsiones sociales.

Sin embargo, mientras en los primeros tres países la situación de violencia alcanza ribetes de epidemia, Nicaragua en los últimos años hasta le arrebató a Costa Rica el título de país más seguro de Centroamérica.

¿Por qué Nicaragua es la excepción? Según los investigadores del Centro de Análisis Socio Cultural, CASC, de la Universidad Centroamericana, UCA, esto obedece a la historia de organización que tiene Nicaragua, donde la participación ciudadana ha sido clave en los destinos políticos y no por pactos de élites.

"Por ejemplo, la insurrección para botar a los Somoza fue un movimiento social muy amplio. Luego de la apuesta por la paz en 1990, para poner fin al conflicto armado interno, se reflejó en las elecciones libres que obligaron la salida del primer gobierno sandinista; en cambio en los otros países centroamericanos, sus conflictos pasados se decidieron en negociaciones de cúpulas", opina Douglas Castro, investigador del CASC.

Por su parte, Mario Sánchez, director del CASC, considera que con la Revolución de 1979 se tuvo la oportunidad de refundar el Estado y disolver los aparatos militares que tradicionalmente eran represivos. En cambio en El Salvador, Honduras y Guatemala, estos fueron parcialmente depurados y se convirtieron en cuerpos policiales, otros fueron desmovilizados, pero pasaron a integrar el crimen organizado o el narcotráfico, y otros fueron a retiro con grandes pensiones.