Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

El Ejército de Nicaragua desconoció por completo el comunicado emitido por el Ministerio de Defensa, en el cual afirmó que supuestamente se encuentra en “sesión permanente” por la situación que vive el país.

“Nosotros no sabemos nada de ese comunicado, si existe no fuimos informados de eso”, dijo ayer el vocero del Ejército, general Adolfo Zepeda, al ser consultado sobre las medidas que estaba tomando el cuerpo castrense en relación a los hechos violentos de los últimos días.

El Ministerio de Defensa emitió un comunicado mediante el cual llamó a las fuerzas políticas en conflicto “a mantener la calma y el respeto al orden jurídico institucional”, y consideró que los hechos violentos que en las últimas semanas han alterado la vida social del país, podrían “derivar en una escalada de hechos impredecibles”.

El documento, compuesto de dos puntos, hace “un llamado a las personas y agrupaciones políticas que alteran el orden público, a mantener la calma y el respeto al orden jurídico institucional, a fin de preservar la paz y la seguridad del país”.

Asimismo, anuncia que “en consecuencia, el personal del Ministerio de Defensa se dispone a partir del día de hoy a estar en sesión permanente, para dar seguimiento a la actual coyuntura que se está presentando en el país”.


Desconoce el término
“Francamente desconozco ese término de ‘sesión permanente’, si hay alguien que puede brindarte alguna explicación es el Ministerio de Defensa, yo no puedo hacerlo porque la verdad no sé a qué se refiere”, dijo Zepeda.

Fuentes de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional explicaron que lo único que se aplica en medidas extremas de violencia, es la convocatoria del Consejo de Seguridad o Gabinete de Seguridad, el cual es integrado por la jefatura del Ejército, de la Policía Nacional, del Ministerio de Gobernación y del Ministerio de Defensa, presidido por el Presidente de la República.

“La verdad es que parece que estamos ante un comunicado manipulado para crear miedo a la población que en las actuales coyunturas está nerviosa y tensa. Nadie conoce de esa información el gabinete (de seguridad) no se ha reunido”, dijeron las fuentes.

“Todo normal”, dice Zepeda
El general Zepeda dijo que ante los últimos acontecimientos violentos entre grupos políticos que se declaran ganadores por un lado y denuncian fraude por el otro, el Ejército ha continuado trabajando de manera normal.

“Nosotros estamos en nuestra labor rutinaria, no ha habido plan de emergencia, estamos brindando seguridad en la zona cafetalera, seguimos en la lucha contra el narcotráfico, es decir estamos abocados a nuestras acciones”, dijo Zepeda, quien manifestó que el deseo del Ejército es que los problemas entre los nicaragüenses se resuelvan siempre dentro del marco pacífico.

Mensajes de Ortega, dice el Cenidh
Gonzalo Carrión, Director del Área Jurídica del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), consideró que el comunicado del Ministerio de Defensa en algún momento se podría interpretar como la salida del Ejército a las calles, pero esto más que un deseo del Estado Mayor del Ejército de Nicaragua, aparentemente es el mensaje el mandatario Daniel Ortega.

“Se debe tomar en cuenta que este comunicado no proviene del Ejército que mesuradamente ha guardado distancia, sino del Ministerio de Defensa, una instancia que no tiene ministro y su jefe superior es el presidente Ortega, así que desde ahí podemos asumir de dónde viene la carta”, explicó, agregando que no se deben confundir ambas entidades estatales.

El abogado comentó que al mencionar “que el Ministerio de Defensa se dispone a partir de hoy a estar en sesión permanente, para dar seguimiento a la actual coyuntura que está presentando el país”, podría interpretarse que la verdadera intención es militarizar las calles, pero para eso existe todo un procedimiento.

Carrión recordó que el Ejército de Nicaragua ha salido a las calles en varias ocasiones, pero de manera marginal, y principalmente para cuidar instituciones estatales y puntos económicos claves.

“Esto sucedió principalmente en el período de transición a inicios de los años noventa, con las asonadas contra el gobierno de Doña Violeta Barrios, siendo que la situación rebasaba la capacidad de la Policía Nacional, hubo intercambio de disparos, pero no pasó a más. En la actualidad éste no es el caso, siendo que la autoridad policial --a pesar de algunos cuestionamientos más bien por pasividad--, ha sabido manejar la situación”, dijo el representante del Cenidh.

Cabezas habla de “guardias”

Por su parte Omar Cabezas, Procurador de Derechos Humanos, indicó que si alguien saca al Ejército ese será el presidente Ortega, pues “los guardias no pueden actuar por su gusto. Tengo la seguridad y confianza de que el presidente no necesita al Ejército para imponer la calma en Nicaragua”, expresó.