•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cuando un huésped termina su estancia y deja el albergue ecológico El Sueño de la Campana, siente que algo se le queda, y no es nada material, sino la sensación de dejar nuevos amigos y la nostalgia de momentos muy agradables, disfrutando de un ambiente natural lleno del verdor de la naturaleza, donde reina la tranquilidad y se saborea, entre platos a la carta, deliciosa comida criolla, propia del campo nicaragüense.

Pero lo que más satisface al visitante es que no solo disfruta de un buen servicio de hotel y restaurante, sino que cada centavo que pagó servirá para generar nuevos empleos y financiar proyectos sociales que benefician a la niñez de San Ramón, municipio de Matagalpa.

Este ecoalbergue, construido en lo alto de una colina llamada La Campana, contiguo al Instituto Nacional de San Ramón, es una iniciativa de la Fundación El Sueño de la Campana, un organismo no gubernamental, ONG, que nació con la idea de atacar la pobreza generando puestos de trabajo y a la vez incidir positivamente en la cultura y la educación de la niñez local.

En diez años de arduo trabajo, los cambios son obvios, pues donde antes era una colina desnuda que cada año era quemada para sembrar un poco de frijoles, hoy existe un repoblado bosquecito a donde ya están regresando las ardillas, conejos, zorros cola pelada, osos perezosos y muchas especies de aves nativas.

El proyecto, que inició con 13 personas, hoy es fuente de trabajo para 50 hombres y mujeres de la comunidad, quienes a través de capacitaciones se han especializado en todo el ramo de servicios hoteleros, con la diferencia de que aquí la atención al cliente es personalizada.

Leo Macy, responsable administrativo de El Sueño de la Campana, dijo que lo principal del proyecto no son los servicios que brindan al visitante, sino el carisma de las personas que trabajan aquí.

“Las personas que vienen se sienten en casa, la calidez humana es única, no existe en otros lugares, ese es uno de los principales encantos de aquí”, afirma Macy.

En efecto, basta subir la colina y sentarse en una de las sillas del restaurante del albergue para sentir en el rostro el aire fresco que viene de jenízaros, mangos y matapalos de la quebrada que pasa contiguo al centro cultural que la fundación construyó.

Autosostenible

La propiedad tiene 11 manzanas, divididas en tres áreas: plaza, hotel y finca. El hotel cuenta con 11 habitaciones entre matrimoniales y múltiples, con capacidad para 45 personas y un acogedor restaurante para alimentar a todos sus huéspedes. Además, en la parte baja cuenta con el auditorio del centro cultural, que tiene capacidad para 150 personas y un restaurante tipo ranchón para alimentar cómodamente a 100 personas. Arístides Bermejo, representante de la fundación en España, dijo que el mayor logro de esta empresa es haber conseguido su autosostenibilidad desde el primer día, lo que ha permitido con los excedentes realizar una sostenida labor social para ayudar a resolver la problemática de los jóvenes y niños a través de varios proyectos que actualmente ejecutan.

Bermejo explicó que, además del hotel y del restaurante, la fundación obtiene fondos de la venta de servicios de cibercafé, alquiler de salas para conferencias, seminarios y actividades recreativas.

Proyectos beneficiosos

En el centro de la plaza, rodeada de salones de conferencias, aulas educativas y el ranchón, un grupo de niños juegan en círculo tomados de la mano de jóvenes cooperantes españolas, como parte de las actividades pedagógicas del proyecto Diviérteme y Aprendo, que atiende a 42 niños en dos turnos.

Yunielka Cruz Rodríguez, responsable de este proyecto, explicó que el objetivo del mismo es la formación de valores, cuido y respeto del medioambiente, desarrollo de la autoestima, autonomía personal y el reforzamiento escolar, para, desde niños, ir formando profesionales, hombres y mujeres de bien.“Estamos enfocados en que los niños, mediante juegos, aprendan a sumar, restar, multiplicar, el abecedario, formar sílabas, todo dinámico, y el éxito es que ellos están aquí porque les gusta, lo disfrutan, encuentran algo diferente a lo que hay en la escuela, acá tratamos de que ellos sean protagonistas de su propio aprendizaje, aprendan descubriendo, potenciando su imaginación y creatividad”.

Este bonito proyecto es compartido con otras 400 escuelitas alrededor del mundo, especialmente con algunas en Alemania y España, con cuyos alumnos estos niños tienen intercambio de ideas a través de cartas y mantienen comunicación vía Skype, además los maestros utilizan esta herramienta para consultas entre colegas.

Otro proyecto de mucho impacto en la comunidad es el Aula Inclusiva, donde niños con algunas discapacidades físicas e intelectuales, además de recibir educación formal, reciben atención sicológica y pedagógica especializada para fortalecer su aprendizaje. Para ese fin se construyó un aula especial junto al colegio, donde todos los días reciben atención.

Asimismo, estudiantes de secundaria también se benefician a través del proyecto Practicum, mediante el cual la Universidad de Tarragona, en Cataluña, envía grupos de 20 estudiantes a hacer sus prácticas de final de carrera sobre educación, magisterio, sicología y trabajo social, en un intercambio cultural y de experiencia de mutuo beneficio.

Karen Elizabeth Matamoros, sicóloga, quien atiende a 62 estudiantes con necesidades educativas, 14 de ellos con discapacidades diversas, expresó que su trabajo es atender individualmente la problemática de cada estudiante; en el caso de necesidades académicas, se cuenta con tres maestras especializadas.

Por su parte, Laura de La Morena, de 23 años, cooperante de Tarragona, España, fue muy emotiva al referirse a su experiencia con los niños de San Ramón, porque asegura que los acogieron con especial entusiasmo.

 

Cómo llegar

Del mercado de Mayoreo salen los buses que llevan a Matagalpa. En el mercado de Guanuca se toman los buses que viajan a San Ramón. También se puede viajar en los que van para Matiguás y Río Blanco.

 

Actualmente en el hotel se construye un centro de terapias alternativas donde se ofrecerán servicios de masaje, sauna, yoga, meditación y sicoterapias; también enseñarán estas técnicas a través de cursos y charlas.

 

Tarifas de habitaciones:
Habitación matrimonial: US$30
Cabaña ecológica: US$40
Habitación con baño privado: US$15
Con baño compartido:  US$12