•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A casi un mes el torrencial aguacero de agosto, que dejó vehículos embancados en la acera y casas anegadas por la corriente, la municipalidad aún no repara la seria destrucción del cauce que cruza la zona este del barrio Largaespada, en el Distrito I de Managua.

“Tiene como un mes desde que las lluvias desbarataron el cauce. Esa vez el agua se desbordó e inundó la calle”, expresó William Huembes, quien habita a pocos metros del cauce.

Colapso

Huembes señaló que después de cruzar la micropresa de sedimentación, que retiene los desperdicios que vienen de la parte alta de Managua, para evitar que la fuerte corriente caiga sobre la laguna de Tiscapa, el aguacero del 26 de agosto, arrancó en este sitio los bordes de la pared de piedra y destruyó la punta de concreto en que convergen los cauces que bajan desde Jocote Dulce, San Isidro de la Cruz Verde y San Isidro Libertador, pasando por Hialeah y Reparto San Juan, los barrios “Jonathan González” y “Carlos Núñez”, Villa Argentina y Golfo Pérsico, entre otros.

Actualmente, los enormes pedazos de concreto continúan obstaculizando el canal pluvial. “He escuchado que están limpiando por otros lados. Creo que en la micropresa, pero aquí nada hasta el momento, expresó el ciudadano, quien señaló que las lluvias posteriores, aunque más tenues, han continuado socavando las paredes y los destrozos se han incrementado, amenazando el desborde.

Basura

Por otra parte, Jorge Contreras, quien habita en las cercanías, alegó que si las autoridades municipales, aparentemente no se apresuran en la reparación, más lluvias representarán más destrucción y mayores costos que salen de los impuestos ciudadanos.

Así también se quejó de la mala costumbre de las personas de lanzar desperdicios en el cauce, y hasta rompieron parte de la malla de protección de este, para lanzar basura que termina obstaculizando el paso de la corriente y desbordando el paso de las aguas.

“Hay esfuerzos de la municipalidad para evitar que la basura llegue a la laguna de Tiscapa, y para eso se creó una micropresa más arriba, pero pasando ese punto, donde queda la mayor parte de los desperdicios, la basura en el último tramo no se detiene, y va al cuerpo de agua que trata de salvarse”, comentó Contreras.

Inversión

Este año la Alcaldía de Managua destinó C$2 millones para el área protegida Laguna de Tiscapa, con el objetivo de disminuir los niveles de contaminación, mantener los niveles de calidad del agua, y dar continuidad al tratamiento con microorganismos eficientes que actúan sobre la materia orgánica que es vertida a través de los cauces aledaños que arrastran desechos sólidos y aguas servidas de los negocios y habitantes del sector.

La Laguna de Tiscapa es una de 78 áreas protegidas de Nicaragua por ser un corredor biológico natural. Ayuda en el paso de especies que vuelan desde la cuenca sur hasta las costas del lago, y recibe la contaminación de tres cauces que cruzan más de 20 barrios de la capital.

 

16 MILLONES de córdobas se han invertido en limpieza y en mantenimiento de la laguna en casi una década.