Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

Aun cuando la OEA no aprobó ninguna resolución a favor del gobierno de Nicaragua durante la sesión de su Consejo Permanente, realizada ayer, el ministerio de Relaciones Exteriores declaró en un comunicado oficial que “la justa demanda de Nicaragua contra la actitud injerencista del Departamento de Estado de Estados Unidos, algunos organismos internacionales y del Secretario General de la Organización de los Estados Americanos, mereció la participación y el reconocimiento de la mayoría de los Estados Miembros de la Organización de los Estados Americanos”. Este reconocimiento, según el comunicado de la Cancillería, consistió en “no aprobar el proyecto de resolución intervencionista presentado por los Estados Unidos de América, sobre Gobernabilidad y Democracia en Nicaragua”.

Por su parte, la representación permanente de Nicaragua se reservó el derecho de presentar en una próxima sesión del Consejo Permanente el proyecto de Resolución que contempla:
1) Hacer un llamado al Gobierno de los Estados Unidos a que cese en su actitud injerencista en los asuntos internos de Nicaragua.

2) Recordarle al gobierno de Estados Unidos no utilizar la presión económica y que se abstenga de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza en contra del Estado nicaragüense.

3) Los Estados Miembros de la Organización de los Estados Americanos reafirman el respeto a la soberanía nicaragüense, sus Instituciones, el proceso de participación democrática ciudadana y su voluntad de paz.

El comunicado de la Cancillería reconoce que la respuesta del secretario Insulza “fue en un tono conciliador, expresando que sus declaraciones no tenían un ánimo de injerencia en los asuntos internos de Nicaragua, y que además no está participando en ningún complot en contra del Gobierno del Presidente Ortega”.

Según la versión de Cancillería, Insulza reconoció que todos nuestros gobiernos son democráticos, y que la tarea fundamental es de las instituciones del Gobierno nicaragüense.