• |
  • |
  • END

CHINANDEGA
Debido a amenazas de fanáticos del partido orteguista, el propietario de Radio Stereo Punto Com, ubicada en el barrio Guadalupe, de Chinandega, Iván Baca, ordenó el cierre del Programa “Sembrando Oportunidades”, que se transmitía de 7 a 8 de la mañana de lunes a viernes a cargo de Margarita Sequeira Delgado.

La directora del espacio, una férrea crítica de los desmanes del gobierno orteguista, de algunos miembros de los Consejos del Poder Ciudadano (CPC) y de irregularidades durante los recientes comicios municipales, aseguró a EL NUEVO DIARIO que con el identificador de llamadas detectó una amenaza de parte de un exaltado del partido rojinegro que utilizó el celular de su mujer.

“En esa ocasión interpuse denuncia ante la Policía de Chinandega y cesaron las amenazas de parte de ese elemento”, dijo Sequeira, quien confesó que teme por su vida, y todos los días se encomienda a Dios.

Doña Margarita aseguró que varias veces un sujeto vía celular le ha dicho que le van a propinar cuatro balazos en la boca, y otro enemigo de la libertad de expresión la conminó a callar, de lo contrario mandarían a un grupo de “camisas anaranjadas”, grupos de choques del orteguismo ligados a los CPC, a vapulearla.

Se conoció que sujetos ligados al partido orteguista habrían amenazado con incendiar la emisora, lo que atemorizó al dueño, un concejal del otrora partido Alianza por la República (APRE), quien decidió cerrar el espacio que se mantuvo al aire desde septiembre de 2006.

Sequeira Ramos dijo que en una emisora de Chinandega, afín al gobierno de turno, la descalifica exponiéndola a ser atacada por turbas orteguistas que han retomado métodos violentos de la década de los ochenta.

“Sé de lo que son capaces esos elementos, cerca de la emisora vive un coordinador de los CPC”, expresó la directora del Programa “Sembrando Oportunidades”, quien dijo que cuenta con suficientes pruebas de que un funcionario de cedulación no entregó cédulas de identidad a simpatizantes del liberalismo.

Confesó que un hombre que se identificó con un seudónimo y que presuntamente trabaja para el gobierno orteguista, la llamó tres veces a su celular para alertarla acerca del fraude electoral y de la quema de cuatro mil cédulas de identidad.