Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

La nueva embajadora de Italia en Nicaragua, Ombretta Pacilio, indicó ayer que su gobierno mantendrá la cooperación en el país, y destacó que hay empresarios italianos interesados en invertir a nivel local.

Pacilio, quien llegó hace más de dos semanas a Nicaragua, manifestó que la ayuda financiera “seguirá, pero no le puedo decir cifras ahorita, eso lo estamos analizando. En Europa hay crisis económica, ha habido recortes, pero vamos a seguir apoyando a Nicaragua”, recalcó.

Dijo que desean “implementar una colaboración primero a nivel comercial-económico, aunque a mí también me gustaría incluir lo cultural. Hablo de una colaboración no sólo de la cultura en sí, sino de un apoyo entre universidades, por ejemplo, con catedráticos italianos, con enseñanza… hablo de una ayuda científica y médica… vamos a ver lo que podemos hacer”.

En cuánto a inversiones, sólo adelantó que hay interés en el sector empresarial italiano de invertir en rubros como turismo y energías alternativas. “Pero eso es algo que hay que estudiar, porque tenemos que conocer también las necesidades que hay en el país”, aclaró.

Enamorada del país
Pacilio habla casi sin acento el español, y ayer se ganó la simpatía de los médicos del Hospital ‘La Mascota’, pues destacó que le fascina Nicaragua. “Yo pedí que me trasladaran a Nicaragua, es un país que me ha fascinado… me parece que tanto Italia como Nicaragua son dos países interesantes”, comentó.

Inclusive apuntó que “el panorama del país me fascina, aunque parezca tonto. La naturaleza en Managua es impactante… y la gente es amable, gentil, son encantadoras, son curiosas, y eso es muy bueno, me gustan las personas de acá”.

El ministro de Salud, Guillermo González, tras agradecerle el apoyo, aprovechó para explicarle a Pacilio que “la gente que ve en las calles (protestando), es la gente que anda defendiendo la atención médica sin clase… años atrás, con el neoliberalismo había atención médica de primera, segunda y tercera clase, y en este gobierno eso ya no existe, porque a todos se les da igual y buena atención… y eso es lo que se anda defendiendo”.