María Haydée Brenes
  • |
  • |
  • END

Delegados provenientes de todo el país del Instituto Nacional Forestal (Inafor), se dieron cita ayer para ser capacitados por el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), sobre la metodología a utilizarse en los planes de ordenamiento forestal que se ejecutarán en cada territorio a partir de la entrada en vigencia de la Ley de Ordenamiento Territorial que se encuentra en la Asamblea Nacional.

El director del Inafor, William Schwartz, manifestó que es una prioridad para la institución tener al personal capacitado para que se apropie de la metodología. “Nuestra institución, a diferencia de otros sectores, tuvo que gestionar y cabildear para ser incluido, porque paradójicamente en la Ley de Ordenamiento Territorial el sector forestal no había sido tomado en cuenta, pese a la importancia que tiene”, dijo Schwartz.

Planes piloto
El titular de Inafor señaló también que se han elaborado dos planes piloto de ordenamiento forestal en el municipio de San Francisco Libre y en el departamento de Nueva Segovia, y que se está trabajando en planes para las Regiones Autónomas del Atlántico. “La intención del ordenamiento es conocer qué hay en la zona para determinar el impacto de las actividades que se realizan, pues no podemos permitir que se continúen aprobando talas en zonas que son de vocación forestal para convertirlas en potreros; tampoco podemos andar reforestando a la loca, y este ordenamiento nos permitirá ubicar los sitios donde tendremos un mejor y mayor impacto, como es el caso de las cuencas, la intención del ordenamiento territorial es propiciar el desarrollo, impactando lo menos posible al ambiente”, declaró Schwartz.

Proyecto esperando aprobación
Schwartz señaló que ayer en Bilwi se realizó una reunión del Consejo Regional para discutir un programa de reforestación financiado por el Banco Mundial, por un monto de 2.5 millones de dólares.

“En la RAAN como institución estamos reforestando 400 hectáreas, es poco, pero también es un requisito para los Planes de Aprovechamiento Forestal (PAF), el compromiso para reforestar áreas boscosas. Estamos empecinados en evitar el cambio de uso de suelo, y es allí donde el Banco Mundial estará apoyando, pues se le dará la opción a los comunitarios de reforestar como una alternativa de trabajo que consideramos servirá para que los habitantes valoren más el bosque y no los conviertan en tierras de cultivo o ganadería”, concluyó.