Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

Para el Hospital Infantil Manuel de Jesús Rivera ‘La Mascota’, hoy es un reto lidiar con casos de insuficiencia renal. “No por la falta de médicos o equipos, sino por el costo que implican sus medicamentos”, dice el director general del centro asistencial, Gerardo Mejía.

El médico detalla que al año gastan por niño, alrededor de 6 mil dólares. Eso equivale a casi dos liquidaciones de dos personas que ganan 12 mil córdobas al mes (un poco más de 600 dólares) y que tienen cinco años de laborar en su empresa.

El hospital atiende a unos 100 menores con problemas renales, casi todos candidatos a trasplantes de riñones. Mejía, indica, en ese contexto, que anualmente realizan jornadas de hasta 10 cirugías.

“Y el problema no es el trasplante en sí, sino el medicamento anti-rechazo que hay que aplicar porque es costoso”, reitera, tras precisar que éste ronda los 3 mil dólares por año, en cada paciente.

Sin embargo, ayer el director de Nefrología de la Clínica Marchi-Milán, Italia, Alberto Edefonti, anunció los avances del proyecto “Apoyo al Ministerio de Salud de Nicaragua, en la Prevención, Diagnóstico y Tratamientos de las Enfermedades Renales Infantiles”, con el cual se espera, entre otras cosas, realizar un trasplante de riñón por mes, con apoyo de médicos locales.

Más cirugías
Es decir, que en “La Mascota” habría un incremento de dos trasplantes por año. Edefonti menciona, en ese sentido, que a través del proyecto se está capacitando a médicos sobre la enfermedad, se está otorgando equipos para tratarla, y se sensibiliza a la población sobre la patología. Mejía destaca que el programa descrito tendrá una duración de tres años, y abarcará a Chinandega, León, Masaya, Jinotega, Matagalpa y Managua, zonas donde se reportan más casos.

Especifica que en cada uno de esos departamentos se está entrenando al personal para la detección y tratamiento de daños renales, “y con ello evitar que lleguen a una insuficiencia renal”, subraya.

Con el programa, también se establece una comunicación telemática. “Eso significa que un médico de Jinotega, por ejemplo, podrá compartir por medio de internet exámenes o imágenes de niños con la enfermedad con los especialistas de ‘La Mascota’, y así podrá determinar el tratamiento a efectuar de forma más acertada”, argumenta.

Fabio Sereni, de la Asociación Bambino Nefropático de Milán, Italia, entidad que también es parte del proyecto junto a Movimondo, asegura que la idea es la de dar una ayuda completa a los niños con enfermedades renales del país. En eso también coincide la embajadora de Italia en Nicaragua, Ombretta Pacilio. “A pesar de la crisis económica que afecta a Europa, queremos ayudar mucho”, apunta la funcionaria.


Pegón con jóvenes enfermos
El director general del Hospital ‘La Mascota’, Gerardo Mejía, detalla que los niños con insuficiencia renal sobrepasan los 10 años. Incluso, expone que tienen un grupo de pacientes cuyas edades oscilan entre los 17 y los 19 años.

“Y eso es algo complicado para nosotros, porque el hospital atiende hasta los 15 años, entonces estamos viendo cómo articulamos proyectos de atención para ellos porque hay que darles repuestas”, comenta.

Un trasplante de riñón, en un paciente adulto, tiene un costo que oscila entre los 20 mil y los 25 mil dólares en las unidades de salud privadas.