•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Me mataron a mi princesita… Yo les rogaba que me la atendieran y no la atendieron”, recriminó entre llantos Mayra López Mantilla a las tres doctoras que ayer fueron sentadas frente al juez, acusadas de homicidio imprudente en perjuicio de la también médico, Karina María Peña López.

Al concluir la audiencia, López aseguró que una de las acusadas le dijo a su hija: “Karina, vos estás exagerando”, cuando la paciente se quejaba del fuerte dolor abdominal que le provocaba la pancreatitis aguda que la atacó.

Las tres especialistas en Medicina Interna que deberán enfrentar juicio el próximo 15 de octubre son: Teresa Isabel Cuadra, María Gabriela Barrios Machado y Arlen Romero Gutiérrez.

La fiscal Auxiliar, Ana Patricia Izquierdo, al exponer el libelo acusatorio aseguró que las médicos incurrieron en imprudencia temeraria al no brindar el manejo que ameritaba el cuadro de que presentaba la paciente.

El caso

Peña ingresó al Hospital Salud Integral a eso de las 8:25 p.m. del 5 de abril de 2014, presentado dolor abdominal. Los primeros exámenes revelaron que la joven no tenía ruptura de vísceras, refirió la representante de la Fiscalía.

El domingo 6 de abril, Peña es diagnosticada con pancreatitis aguda, y ese mismo día a las 10:00 a.m. la internista Teresa Cuadra Díaz ordenó que le suministraran dos gramos de Ceftriazone, un antibiótico que según la literatura internacional no se recomienda utilizar en pacientes con pancreatitis aguda, y, más aún, cuando se desconoce la causa de la misma, subrayó la fiscal.

A la internista Cuadra Díaz también se le señala de haber violentado la normativa 004 del Ministerio de Salud, Minsa, por haber hecho anotaciones ilegibles en el expediente, haciendo más difícil el manejo médico de la paciente, a la que dejó sin atención durante 11 horas, según la acusación.

El lunes 7 de abril, la médica internista María Gabriela Barrios Machado valoró a la paciente, y aunque la encontró deshidratada y con aumento del dolor en la región lumbar no hizo la reclasificación del estado de gravedad de la pancreatitis, refirió la fiscal.

En el transcurso de ese mismo día, Barrios efectuó otras dos valoraciones médicas a la paciente, y tampoco realizó las recalificaciones, a pesar de que su estado clínico continuaba deteriorándose, siguió relatando la fiscal Izquierdo.

La tercera en cuestión

Llagada la noche del mismo 7 de abril, asumió el cuido de la paciente Peña la internista Arlen Romero, quien al igual que su colega Barrios la examinó, pero tampoco reclasificó la gravedad de la enfermedad.

Fue hasta la mañana del 8 de abril, cuando había intensificado el dolor lumbar que tenía incapacitada a la paciente, que Romero ordenó la remisión de su colega a la Unidad de Cuidados Intensivos, UCI, del Hospital Salud Integral, donde falleció seis horas después.

El juez tercero local penal de Managua, Ernesto Rodríguez, rechazó el incidente promovido por el abogado defensor, César Ramírez, quien pidió el sobreseimiento definitivo de las tres médicas, alegando que los hechos imputados a sus representadas no constituyen delito.

Mientras llega la fecha de juicio, las tres internistas que laboran en el Hospital Salud Integral no podrán salir de Nicaragua, y en ese mismo período deberán firmar los viernes de cada semana en la Oficina de Control de Procesados del Complejo Judicial Central de Managua.

 

Las médicas incurrieron en imprudencia temeraria al no brindar el manejo que ameritaba la pancreatitis aguda que provocó la muerte a la paciente, asegura la Fiscalía.