• |
  • |
  • AFP


La crisis que vive Nicaragua se profundizó este viernes después de que el tribunal electoral proclamó a los alcaldes ganadores de los cuestionados comicios municipales del 9 de noviembre, en los que la oposición denuncia un fraude.

Para el ex presidente Arnoldo Alemán (1996-2002), la proclamación de los alcaldes electos por el Consejo Supremo Electoral (CSE) la noche del jueves "profundizó la crisis (...) que antes estaba circunscrita a Managua, hoy se ha extendido a Nicaragua entera".

El resultado final publicado por el CSE la noche del jueves da al opositor Partido Liberal Constitucionalista (PLC, derecha) 58 alcaldías, lo que supone una pérdida de 21 gobiernos con respecto a los comicios de 2004, mientras que el oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, izquierda) pasa de 87 a 105 alcaldías.

La Alianza Liberal Nicaragüense (ALN, derecha) contará con 4 sillas edilicias.

"Esta situación crea la total anarquía política, porque viola todas las disposiciones legales", dijo a la AFP Alemán, líder del PLC, segunda fuerza política del país.

El gobierno debe buscar cómo resolver pronto la situación creada tras los comicios y enfocar sus esfuerzos en la economía que será golpeada por la crisis económica externa que repercutirá en las exportaciones de productos agrícolas, advirtió.

"Si esto (la polémica por los comicios) se incrementa, no sé la verdad qué puede ocurrir. La gente no vive de ilusiones ni de palabras, vive de realidades y ahora veo que hay angustia, temor y anarquía", apuntó el ex gobernante.

Alemán fue condenado a 20 años de cárcel en el 2003, pero mantiene su influencia y liderazgo del PLC.

"La percepción de la población y la comunidad internacional es que hubo un enorme fraude", insistió Alemán quien no descartó ningún tipo de medida para mantener su reclamo de recuento de votos.

El PLC se propone declarar nulas las elecciones municipales mediante la aprobación de una ley, que podría ser debatida en el Congreso la próxima semana, para lo que dice ya cuenta con los votos necesarios.

El presidente del CSE, Roberto Rivas, pidió al titular del Congreso, el sandinista René Núñez, "no dar curso ni trámite al proyecto porque rompe el orden constitucional" en el país.

El mandatario, quien en el 2000 firmó un acuerdo con el FSLN, entonces en la oposición, que reportó un reparto de cuotas de poder en las instituciones del Estado para ambas fuerzas políticas, aseguró que en la actual coyuntura no ha tenido ninguna comunicación del presidente Daniel Ortega.

El FSLN celebró la misma noche del jueves su triunfo en los comicios, con una manifestación multitudinaria que estalló de júbilo tras escuchar el informe del CSE.

Los medios de comunicación del gobierno convocaban a la población para celebrar el "gran triunfo" y "victoria contundente" en la tarde de este viernes en la plaza de la Revolución, en el centro histórico de la ciudad.

La Iglesia católica, que también ha demandado un recuento de votos con observación nacional e internacional, convocó para el domingo a una procesión para orar por la paz, que ya han respaldado seguidores del PLC, pero funcionarios del gobierno han calificado la actividad religiosa como una marcha política.

"Me parece que no es lo más prudente sacar una procesión con las aguas tan agitadas, diciendo que es para que Dios ilumine a los nicaragüenses", dijo el procurador de Derechos Humanos, Omar Cabezas.

"Que vayan los que quieran. Pero si hacen esa marcha, lo que suceda será culpa de quienes la convocaron", advirtió.