•  |
  •  |
  • END

El presidente Daniel Ortega está desesperado ante el hecho objetivo de que perdió mayoría en la Asamblea Nacional al unirse la oposición alrededor de 52 votos, lo cual lo obligó a utilizar a sus agentes en el Poder Judicial para imponer ilegalmente los Consejos del Poder Ciudadano, CPC, algo que es visto por la oposición como un proyecto autoritario y familiar instigado por su esposa, Rosario Murillo.

El mandatario “ha perdido el sentido de la cordura, habla como el jefe de una pandilla y no como un mandatario, azuza a la ciudadanía a irrespetar las leyes y la Constitución, al mismo tiempo que agrava la crisis institucional que vive el país”, advirtió ayer a EL NUEVO DIARIO el general retirado Hugo Torres.
“Yo creo que el presidente ha perdido el sentido de la cordura y está actuando de forma bastante irracional. Se le olvida que él es el Presidente de la República, y más bien habla como el jefe de una pandilla, emitiendo juicios de valor sin fundamentos”, alertó Torres.

Ortega llamó “perros rabiosos” a los 52 legisladores de la oposición que votaron contra la legalidad de los Consejos del Poder Ciudadano, CPC, al mismo tiempo que los retó a tomar las armas “para enfrentarse con el pueblo”, insinuando que la oposición no tiene valentía política alguna.

“El presidente debe corregir el rumbo y no continuar con sus amenazas veladas, que no se corresponden con su investidura”, dijo Torres, diputado suplente del parlamento nacional por el Movimiento Renovador Sandinista, y ex comando guerrillero del Asalto al Palacio Nacional y la toma de la casa de Chema Castillo.

Torres explicó que nadie está hablando de volver a la guerra, por lo que consideró que Ortega “está un tanto desbocado y actúa de manera irracional”, por lo que lo llamó a la sensatez, en lugar de querer imponer un proyecto familiar “que sólo él conoce”.

De insistir en su pretensión de imponer un régimen autoritario, éste será un régimen débil --advirtió Torres--, ya que no gozan del consenso ciudadano, alertando de que Ortega está acuñando en la sociedad su vocación dictatorial.

Torres advirtió que ya hay coincidencias en la oposición para hacer un Frente Común en contra de los embates del presidente Ortega, a quien le hizo un llamado a recobrar la cordura política.

Pallais: “Va el contragolpe”

Por su lado, el presidente de la Comisión de Justicia del parlamento, el diputado José Pallais, anunció que la Asamblea Nacional resistirá ante los embates autoritarios y absolutistas de “la pareja presidencial” y aprobará una decreto legislativo esta semana que declarará nula de toda nulidad, ilícita, ilegal e inexistente, la sentencia de los magistrados sandinistas de la Sala Constitucional que da vida jurídica a los CPC.

“Veo a un presidente fuera de sí, totalmente desbocado, sin vocación de diálogo ni de liderazgo a favor de una agenda nacional y sin capacidad de conducir a la nación hacia los mejores derroteros”, afirmó Pallais.

La creación de los CPC bajo el mando de la esposa del presidente han provocado un verdadero cisma a lo interno del FSLN, donde dirigentes como Lenín Cerna se ven desplazados de la conducción partidaria, al mismo tiempo que han provocado una crisis institucional entre los poderes del Estado.
Pallais advirtió que el “Bloque contra la dictadura”, conformado por las bancadas legislativas, invalidará la sentencia del “tribunal espurio” en manos de “los agentes” del FSLN.

Cañón de 52 milímetros

Por su parte, el presidente de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, Eduardo Montealegre, respondió ayer que “no somos perros ni somos rabiosos, el presidente Ortega debe respetar el Estado de Derecho y la democracia que tanto nos ha costado”.
Sobre la advertencia del mandatario de que la oposición estaba sonando los tambores de guerra, el dirigente liberal reaccionó señalando que contaban con un cañón de 52 milímetros (en alusión a los 52 diputados), que va a disparar contra la dictadura a la que supuestamente se encamina el jefe de Estado, pero si Ortega opta por el Estado de Derecho, ese cañón se enfilará contra la pobreza y el hambre.

Entre tanto, la disidente de la bancada de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, Jamileth Bonilla, comentó que el presidente Ortega está desesperado porque sabe que “la unidad de la oposición será su muerte política”.

Desde Ocotal donde se reunió con directivos de la ALN y el Partido Resistencia Nicaragüense, PRN, a quienes les explicó la situación de crisis, Bonilla no descartó que el presidente hará todo a su alcance incluyendo artimañas, para tratar de impedir la unidad de la oposición.

Alemán lo llama burro destructor

Mientras tanto, el ex presidente Arnoldo Alemán propuso ayer un pacto social que incluya a todas las fuerzas políticas para superar la crisis nacional y admitió que corre el riesgo de volver a la cárcel.

Alemán aseveró que “puede más un burro a patadas destruir un establo, que cien carpinteros levantarlo”, en alusión al insulto de “perros rabiosos” del presidente Ortega.

“Es preocupante lo que está pasando en Nicaragua, pero antes que las motivaciones políticas, hay que sacar al país adelante de esta onda inflacionaria a que nos llevan este tipo de expresiones violentas”, dijo Alemán durante un mitin partidario.

Alemán llamó a Ortega virulento y necio que vive en el pasado. “Primero está Nicaragua”, afirmó cuando se le preguntó si no temía volver a la cárcel.

Asimismo, dijo que la situación de crisis institucional tiene salida jurídica porque las cosas se deshacen como se hacen, y en ese sentido, propuso que la Corte Plena debe volver por la reivindicación del Poder Judicial con la mesura y moderación. Pidió también reconciliación “para que juguemos a la democracia y no por mis pistolas”.

“Bajen el tono”

El vicario de la Catedral Metropolitana de Managua, Bismark Conde, llamó ayer a los gobernantes y a la clase política a bajar el tono en el que están cayendo ambos sectores antes de las celebraciones de Navidad y Año Nuevo.
“Como Iglesia invitamos a la cordura, a la madurez, al respeto, a la sana convivencia y, sobre todo, más que nadie a nuestros políticos, quienes saben el campo que les corresponde a cada uno y las leyes deben ser respetadas”, añadió el prelado.
“Sólo dialogando como seres humanos con toda la madurez y la buena voluntad de sacar al pueblo de Nicaragua hacia adelante es que vamos a ser felices, mientras tanto, pues viviremos así, ofendiéndonos unos con otros, y lo que hace Nicaragua es estancarnos más”, dijo.

Con la colaboración de Edgard Barberena S.