•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El nuevo Código Procesal Civil que aún dictaminan los diputados en la Asamblea Nacional, incorporará una nueva figura jurídica que permitiría que los dueños de pulperías --incluso cualquier ciudadano-- recurran ante un juez para demandar el pago de lo “fiado” o “prestado”.

La Comisión de Justicia y Asuntos Jurídicos del Poder Legislativo incluyó ayer en el nuevo cuerpo de ley, el “proceso monitorio”, que según la diputada Irma Dávila, presidenta de dicha comisión, será un proceso escrito, sencillo y rápido, por el cual cualquier ciudadano puede reclamar deudas hasta por C$50,000.

Libretas como pruebas

En el caso de los pulperos, para recuperar su dinero, únicamente deberán presentar como prueba ante el judicial su libreta de cuentas, cuadernos, talonarios o facturas que otorguen a las personas que llegan a “fiar” y no honran su deuda.

Los morosos de las pulperías tendrán 24 horas para pagar, de lo contrario este proceso se eleva a la “vía sumaria”, donde el judicial tiene 20 días para resolver y ordenar que se pague la deuda.

Sin abogados

La diputada Dávila agregó que esta nueva figura beneficia a las pequeñas y medianas empresas, “porque te da la oportunidad de cobrar deudas de hasta C$50,000, que las podés reclamar una vez que está vencida”.

“No necesitás abogado, no necesitás de notario, de nada, para reclamar esta deuda”, destacó la legisladora, tras agregar que ayer terminarían de dictaminar el libro cuarto del Código Procesal Civil.

Mediación, paso obligatorio

Entre lo nuevo del Código Civil está que la mediación como método de solución de conflictos en los juicios ordinarios, juicios sumarios y en todo el ámbito del Derecho Civil, será de obligatorio cumplimiento.

A ningún proceso se le va a dar inicio si no se ha hecho de previo la mediación. Las partes involucradas tendrán que llegar a mediar primero ante la Dirección de Resolución Alterna de Conflictos de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, y presentar el acuerdo al que llegaron.

El nuevo Código Procesal Civil trae también la novedad de que las partes implicadas en un proceso judicial podrán decidir qué pruebas presentar ante el juez, y ya no será este quien decida de oficio.

“La prueba ya no va a estar impuesta por el juez… ahora son las partes las que tienen la libertad de probar”, indicó la diputada Irma Dávila.

 

La Comisión de Justicia tiene programado sesionar todos los miércoles para entregar dictaminados --antes de finalizar el año-- los más de 900 artículos que tendrá el Código Procesal Civil.