•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El sacerdote y excanciller de Nicaragua, Miguel D'Escoto Brockmann, ofició su primera misa desde que el papa Francisco le levantó la "suspensión a divinis", que por 30 años le impidió presidir este tipo de actos religiosos, informó hoy el Gobierno a través de su portal El 19 Digital.

La misa fue oficiada este jueves en la sede de la Policía Nacional, en Managua, como "acción de gracia" por el aniversario número 35 de la institución, según el reporte.

"Yo me siento feliz y agradecido con el santo padre por haberme quitado esa suspensión a divinis que me impedía celebrar la misa", dijo D'Escoto Brockmann, a El 19 Digital.

Francisco le levantó el castigo en agosto pasado, en respuesta a una carta escrita por el sacerdote, de 81 años, en la que le expresó su deseo de oficiar una misa "antes de morir", confesó D'Escoto Brockmann tras el indulto.

El religioso había sido suspendido por el papa Juan Pablo II en 1984, tras su entrada en el Gobierno sandinista de Nicaragua.

"Es un honor que el padre Miguel D'Escoto haya tenido su primera misa oficial o haya respondido a nuestro invitación", dijo la jefa de la Policía Nacional, Aminta Granera, al portal.

Aunque el sacerdote de origen estadounidense y nacionalizado en Nicaragua había expresado públicamente su deseo de oficiar su primera misa con el cardenal emérito Miguel Obando Bravo, la del jueves la dirigió con el párroco Uriel Molina Oliú, titular de una iglesia próxima a la sede de la Policía Nacional.

D'Escoto Brockmann, exponente de la Teología de la Liberación, fue ministro de Relaciones Exteriores en los años 80, tras el triunfo de la revolución sandinista.

En 2007, con la vuelta al poder del presidente Daniel Ortega, fue nombrado asesor para asuntos limítrofes y de relaciones internacionales y en 2008 fue presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas.