•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La población católica disminuyó un tercio entre 2001 y 2014, revelan los resultados de un estudio sobre patrones de comportamiento en el ámbito religioso, efectuada por la firma M&R Consultores.

Realizada a nivel nacional, a 1,600 personas mayores de 16 años, la encuesta tiene un margen de error de +/- 2.5 y un nivel de confianza de 95%, y evidencia el aumento entre los evangélicos y la disminución entre quienes profesan el catolicismo.

En los Sistemas de Monitoreo de Opinión Pública (Sismo) llevados a cabo por M&R desde 2001, se le ha preguntado a la población sobre su denominación religiosa. En ese año los católicos representaban el 74.4% de la población; los evangélicos eran el 15.1%; los creyentes sin denominación eran el 7%; 2% eran de otras denominaciones y 1.5% eran no creyentes.

Trece años después se observa un descenso considerable de los católicos, que pasaron a ser el 49%, frente a los evangélicos, que se convirtieron en 32.2%. Los creyentes sin denominación corresponden a 11.9%, las otras denominaciones representan el 4.9% y los no creyentes apenas 0.9%.

En caída

La principal disminución de los católicos se observa entre 2003 y 2007, cuando pasaron de ser el 70.5% a ser el 62.9%.

Este fenómeno es generalizado en Centroamérica, explica la teóloga María López Vigil.

“Una de las explicaciones más a la vista es que las iglesias evangélicas, que son más descentralizadas, menos jerárquicas, pueden surgir en un barrio o una comarca casi ‘de la nada’. Eso acerca el lugar del culto y de la congregación a la gente”.

“Vivimos en un tiempo en que la gente quiere probar cosas nuevas, quiere experimentar, y puede sentir un cierto cansancio con los ritos católicos. Los ritos evangélicos les pueden resultar más alegres, menos rígidos y en las congregaciones evangélicas hay más interacción comunitaria”, dice la teóloga.

Temas espinosos

Los resultados de la encuesta revelan que más del 70% de católicos y de evangélicos consideran “moralmente aceptable el uso de los anticonceptivos”. Opinión contraria tienen sobre otros temas, como el aborto, las relaciones entre personas del mismo sexo, el divorcio, la legalización de la marihuana, los juegos de azar y el consumo de alcohol.

Cuando les preguntaron si es moral o inmoral el aborto terapéutico, más del 80% dijo que es “inmoral” pero cuando les consultaron si deberían interrumpir el embarazo porque la vida de la madre está en peligro, el 36.4% de los católicos y el 35.2% de los evangélicos se mostraron de acuerdo.

Igual ocurrió cuando les consultaron sobre las relaciones entre parejas del mismo sexo.

Al consultarles si es “moralmente inaceptable” o “ moralmente aceptable” las relaciones sexuales entre parejas del mismo sexo, el 90% de evangélicos y el 84.5% de católicos respondió que son moralmente inaceptables.

En cambio, cuando les preguntaron si estaban de acuerdo o en desacuerdo con que “la relación entre parejas del mismo sexo es una opción sexual tan válida como cualquiera”, el 28.8% de católicos dijo que estaba de acuerdo y el 17.7% de evangélicos contestó lo mismo.

 

César Augusto Marenco, pastor del Ministerio Apostolar Centro Cristiano:

“Como iglesia no podemos imponer”

¿A qué cree que se deba el aumento en la cantidad de feligreses evangélicos?

Hay algunas cosas que la iglesia evangélica hace que son muy espontáneas, naturales y espirituales, no digo que la Iglesia Católica no las haga. Lo dijo el padre del metodismo John Wesley: mi temor no es que las iglesias metodistas desaparezcan sino que se conviertan en cajones vacíos. Las iglesias que más han crecido son las iglesias pentecostales.

El 76.9% de evangélicos dice que es moralmente aceptable el uso del anticonceptivo…

Como iglesia no podemos imponer, orientamos preservar la vida, pero hay libertad de conciencia. Eso tiene que ver más con aspectos educativos y formativos (…). Su educación la dará una cosmovisión más amplia y aunque yo o cualquier líder le diga algo, usted es una persona inteligente y se educó.

En el divorcio los evangélicos son más conservadores, el 51.1% lo considera “moralmente inaceptable”, ¿a qué se debe?

Esos son temas que para mí son muy subjetivos. Hace unos 40 años eso era más cerrado. La iglesia evangélica se va abriendo a ciertas cosas y ajustando a ciertas realidades sin negociar ni cambiar sus valores, por ejemplo que un hombre y una mujer son los que forman una familia.

Parece que los evangélicos son intolerantes con las relaciones extramaritales…

Está dentro de los postulados del evangelio. No se ataca, así como decir que no deben, es rechazable porque viene tanta gente con ese problema. La modalidad de la iglesia es ayudar —no imponer— a sacar a la gente de esa situación.

Cuando les preguntan si es moral o inmoral el aborto terapéutico más del 80% dice que es “inmoral” pero cuando les preguntan si deberían interrumpir el embarazo porque la vida de la madre está en peligro, el49.5% de los católicos y el 47.4% de los evangélicos dice que está de acuerdo.

Hay ciertos temas que son innegociables. El tema del aborto fue en su momento muy complejo. La iglesia tomó conciencia de que el tema del aborto en circunstancias bien difíciles como el caso de la violación de una niña es una situación bien compleja, sin embargo cuando una mujer quiere abortar porque le dio la gana y ve a ese niño como un producto alguna gente varió el concepto.

Obviamente estamos en contra de todo lo que representa muerte cuando esta no está sujeta a una situación compleja como la que se menciona. Me parece que dieron una respuesta razonada…

El 26.1% de evangélicos está de acuerdo con que ustedes asuman liderazgos políticos.

Es bastante. Lo que sucede es que la iglesia evangélica tiene mucho y buen liderazgo. Creo que van a surgir muchos líderes religiosos que probablemente en los próximos años van a estar intentando algún tipo de trabajo para optar a lugares donde se tomen las decisiones de este país.

 

Monseñor Silvio Fonseca, vicario de la familia:

“Hay muestras fidedignas del incremento de católicos”

En 2001 los católicos representaban el 74.4% de la población y ahora, 13 años después, son el 49%. ¿Ustedes han hecho algún análisis parecido?, ¿a qué cree que se deba esa gran disminución?

Las cifras pueden ser manipulables, normalmente las empresas no hacen el trabajo gratis (…). La población ha decrecido, antes una familia tenía 12 hijos y ahora tiene dos. Esta no es la realidad, a veces en una parroquia tenemos que celebrar hasta 10 misas porque no hay espacio. Tenemos libros de registros de bautismo y de matrimonio que son muestra fidedigna del incremento. Curiosamente esto que me trae (la encuesta) lo escuché de un líder no católico (…).

¿Ustedes no creen que haya ese descenso?

Absolutamente. Esa cifra está fuera de la realidad… llama la atención la intención que puede haber al presentar los números, como para decirle a los católicos: ¡Ustedes son menos ahora! No es la primera vez que dicen que está decreciendo.

Llama la atención que el 75.6% de los católicos consideran “moralmente aceptable” el uso de los anticonceptivos…

Nosotros promovemos el acto unitivo y procreativo, no hay duda que esta propaganda anti-natalidad ha permeado la conciencia de muchos católicos y que influenciados por estas campañas se han sumado al uso de los anticonceptivos, pero esa proporción no es alta en comparación al resto de la moral católica que mantiene firme la inmoralidad de los anticonceptivos.

La cantidad de católicos que acepta el divorcio es alta

(…) Tristemente la idea del divorcio ha permeado en muchos católicos.

Hay una contradicción cuando les consultan por el aborto terapéutico. Primero, más del 80% dice que es “inmoral”, pero cuando les preguntan si deberían interrumpir el embarazo porque la vida de la madre está en peligro, el 49.5% de los católicos dijo que está de acuerdo.

El punto de partida es errado, no existe aborto terapéutico, existe aborto. El aborto terapéutico lo han acuñado los organismos internacionales vendiendo la falsedad de la salud de la madre… La moral católica manda a salvar la vida de ambas partes (...). Ese porcentaje que puede haber que aprueba el aborto es por falta de instrucción en esos términos que le dije, de qué es el aborto terapéutico y porque muchas veces son obligadas a hacerlo, a abortar.

Un 26.8% de católicos aprueba que sus líderes religiosos asuman liderazgos en partidos políticos.

Es respetable, pero desde el punto de vista católico es inconveniente porque seríamos factor de división. La Iglesia debe ser libre frente a cualquier gobierno o partido político. No es aconsejable asumir un liderazgo político.

 

Manuel Ortega Hegg, sociólogo:

“Hay una pluralización del campo religioso”

 En 2011 los católicos representaban el 74.4% de la población y ahora, 13 años después, son el 49%. Paralelamente se observa un aumento entre quienes dicen ser evangélicos, ¿qué factores han influido en este cambio?

No estoy seguro de si esos datos reflejan exactamente la situación del campo religioso en Nicaragua, aunque sí reflejan con claridad una tendencia a la pluralización del campo religioso.

En efecto, tomando como base los censos de población de Nicaragua es posible decir que de una casi unanimidad católica en el censo de 1963 (96.0% de la población se declara católica frente a apenas 3.8% que dice pertenecer a alguna denominación protestantes y 0.2% que dijeron ser de otra religión distinta a la católica y protestante) se pasa a en el siguiente censo, que se hizo en Nicaragua en 1995, a un 72.9% que se declaran católicos, un 16.6 que se dice evangélico (15.1%) o moravo (1.6%) y aparece por vez primera una nueva categoría en el campo religioso constituida por quienes dicen no tener ninguna religión (8.5%).

Esta situación se pluralizó aún más y en el último censo del año 2005 la situación era la siguiente: católicos: 58.5%, evangélicos: 21.6%, moravos: 1.6%, Testigos de Jehová: 0.9%, y otra religión: 1.6%. La categoría de quienes se declaran sin religión en el censo de 2005 se amplía a 15.7%.

Hay una indudable pluralización del campo religioso y la religión católica sigue siendo la religión predominante, pero ya no tiene la hegemonía anterior y tiende a perder cada vez más adeptos. Los dos factores predominantes que explican este descenso de católicos es por un lado el incremento de los evangélicos y, por otro, el de aquellos que declaran no tener religión.

Los evangélicos parecen ser más conservadores cuando se les aborda sobre temas delicados, sin embargo más del 70% de creyentes de ambas denominaciones considera “moralmente aceptable el uso de anticonceptivos”.

En esta encuesta se observan tendencias bastante similares con relación a los temas éticos. Pero también se observa que en esas tendencias predominan posiciones que se podrían llamar “conservadoras” en el sentido de mantener las prescripciones éticas tradicionales.

Sin embargo, en algunos casos como el de los anticonceptivos es evidente que se tienden a imponer posiciones más “modernas”, inducidas por la libertad sexual contemporánea, la emancipación de la mujer, el cine, la televisión y los medios, la educación en general y la educación sexual en particular, tendencias internacionales de control de natalidad que son asumidas por el Estado como políticas de salud o demográficas, y otras.

Pero habría que agregar que entre los creyentes, particularmente entre los católicos, va abriéndose paso cada vez más la tendencia contemporánea a considerar como un asunto de conciencia personal la decisión final sobre los asuntos éticos. La prescripción religiosa tiende cada vez más a ser vista como un criterio entre otros a tener en cuenta en esa decisión, pero no necesariamente como el único criterio.

Cuando les preguntan si es moral o inmoral el aborto terapéutico más del 80% dice que es “inmoral” pero cuando les consultan si deberían interrumpir el embarazo porque la vida de la madre está en peligro, el 49.5% de los católicos y el 47.4% de los evangélicos dice que está de acuerdo.

En el tema del aborto terapéutico parece observarse la tendencia a un rechazo en general. Ello puede deberse en parte a que el aborto en general suele ser visto como un tema exclusivamente religioso, sin considerar su complejidad, y a que de hecho involucra aspectos médicos y de salud, incluyendo aspectos de salud mental o psicológica, aspectos sociales y otras circunstancias.

De esta manera, el predominio de un único criterio, el criterio religioso, simplifica el problema. Es probablemente por eso que cuando en las preguntas se ponen a consideración de los entrevistados su opinión sobre el aborto pero considerando algunos de esos otros aspectos que podrían justificar un aborto terapéutico, un número mayor de encuestados está dispuesto a cambiar su opinión inicial de rechazo sin matices, tomando en cuenta esas consideraciones que no había contemplado antes.

Igual tendencia se presenta cuando les consultan sobre las relaciones

entre parejas del mismo sexo.

Creo que en este caso, cuando el tema se ubica como un asunto de libertad para escoger opciones de manera personal, se lo saca del campo religioso y se lo introduce al campo más amplio de la autonomía personal para decidir sobre su vida y sus relaciones.

¿De qué forma la palabra "moral" influye en sus respuestas?

Influye bastante. En el lenguaje popular la palabra “moral” como opuesta a “inmoral” tiene fuertes connotaciones religiosas, como algo querido o rechazado por Dios, o, peor aún como algo bueno o como algo digno de castigo divino. Y en ese sentido, el peso de la palabra es muy fuerte en el creyente pues involucra todo su cuerpo de creencias y prácticas religiosas en la que está en juego su propia salvación.