•  |
  •  |
  • AFP



Una diputada nicaragüense que fue comandante guerrillera sandinista acusa al presidente Daniel Ortega de utilizar tácticas "fascistoides" para amedrentar a sus compatriotas y afirma que usa maniobras similares al ex dictador Anastasio Somoza para gobernar con una oposición dócil.

La diputada Mónica Baltodano, quien ahora integra un movimiento de Rescate del Sandinismo al margen del gobernante Frente Sandinista (FSLN), dijo en una entrevista con la AFP que Ortega sufrió una "involución de líder a caudillo" tras el fin del gobierno revolucionario en 1990 y que su proyecto político no es de izquierda.

Baltodano, que integró la dirección del FSLN hasta hace una década, afirmó que la crisis que vivió el sandinismo al pasar a la oposición ayudó a Ortega a asumir el control total del partido, que tenía un mando colegiado, e iniciar en los años 90 entendimientos secretos con los gobernantes liberales.

Dijo que estos entendimientos persisten, por lo que cree que la crisis en que se sumió Nicaragua tras los comicios municipales del 9 de noviembre, en los que la oposición denuncia un "fraude", será superada mediante un "arreglo" entre Ortega y los jefes opositores liberales.

"Para mí ya se está arreglando. No hay manera de que persista esta situación, (Ortega) va a tener que hacer un arreglo", declaró Baltodano, a quien todos llaman "comandante", incluida la empleada doméstica de su hogar.

Baltodano afirmó que "lo peor no fueron las elecciones, porque dijimos que iba a haber fraude, sino lo que pasó después", cuando grupos de choque del FSLN coparon las calles y agredieron a quienes protestaban contra el "fraude".

"Son pequeños grupos radicalizados y pandillas, no es el sandinismo. Actúan como grupo fascistoide, estalinista" para amedrentar a la población, expresó la diputada.

Baltodano dijo que el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), que dirige el ex presidente Arnoldo Alemán, no hace oposición efectiva a Ortega, sino una "oposición zancuda" (dócil o colaboracionista), como la de los conservadores en tiempos de Somoza, quien fue derrocado por los guerrilleros del FSLN en 1979.

Ortega "empieza a actuar parecido a lo que hacía Somoza con los conservadores. Yo acuso al PLC de actuar como sostén del gobierno de Ortega, como oposición zancuda", declaró Baltodano.

Los entendimientos entre Ortega y los liberales comenzaron, según la legisladora, durante el mandato de Alemán (1997-2002), quien negoció bajo la mesa con el líder del FSLN para darle "gobernabilidad" al país.

La intención de Alemán era evitar los conflictos políticos y grandes huelgas que encaró su antecesora, Violeta Chamorro (1990-1997), explicó.

"El (Ortega) inicia una política de arreglos con Alemán. Entonces hace ese giro y pasa a jugar con las reglas de la cultura imperante, como un caudillo. Controlaba a las masas porque controlaba el apartado (del partido)", dijo.

"Así Ortega entra a un reparto de poder con los liberales, que le permite ganar las elecciones" en 2006, tras haber sido derrotado en las urnas en 1990 (cuando buscaba la reelección), 1996 y 2001.

Estos acuerdos reservados condujeron al Congreso a aprobar, con votos del FSLN, la privatización de empresas y el Tratado de Libre Comercio de Centroamérica con Estados Unidos, expresó Baltodano, quien se declara de "izquierda radical" y admiradora del presidente venezolano, Hugo Chávez.

Tras los comicios de 2001, ganados por el también liberal Enrique Bolaños, "Arnoldo quiso seguir mandando desde fuera (del gobierno). Bolaños se resiste y tiene que buscar a Daniel y pacta con Daniel", indicó Baltodano.

Pero "Estados Unidos presiona a Bolaños a romper con Daniel, lo que le permitió (a Ortega) volver a rearmar el pacto con Alemán", agregó.

Alemán fue juzgado y condenado a 20 años de prisión por apropiarse de 100 millones de dólares del erario público, pero sus entendimientos con Ortega permitieron que recuperara la libertad, destacó Baltodano.