Róger Olivas
  •   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El manto acuífero de la ciudad de Chinandega está en peligro debido al incremento de la tala de árboles de en el bosque Las Banderas, ubicado en la Reserva Forestal de los volcanes El Chonco y San Cristóbal.

Margarita Martínez Llanes, presidenta de la Asociación Fuente Verde que desde hace 14 años protege ese lugar de 480 hectáreas --incluido como atractivo en el proyecto de turismo impulsado por la Ruta Los Volcanes--, se mostró preocupada por la intervención de los depredadores, porque en su más reciente acción talaron 35 árboles de laurel y 2 de cedro real.

“Hemos remitido denuncias ante la Policía Económica, al Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, al Instituto Nacional Forestal y a la Alcaldía de Chinandega, pero no han actuado. No hallamos qué hacer, de continuar esto el sitio podría convertirse en un desierto y fallar el agua en la ciudad de Chinandega, porque ahí está el manto acuífero”, confesó preocupada la funcionaria.

Urgen acciones

Comentó que el Marena envió a un grupo de funcionarios que contabilizaron los árboles tumbados; no obstante, considera que falta que se orienten acciones para detener a quienes durante las noches usan motosierras, machetes y hachas para cortar los árboles de guanacaste, pochote, cedro y laurel, los cuales son trasladados en carretones por la trocha de La Joya, El Chonco y Rancherías para su comercialización.

“Ahora están cortando la madera verde, y esto es un crimen contra la naturaleza. Aunque estamos reforestando, para ver crecer esos árboles, hay que esperar al menos veinte años. Hacemos un llamado a las autoridades centrales para que tomen cartas en el asunto, porque los devastadores están llegando cerca de la casa-parque”, afirmó.

Único reducto de bosque

Martínez aseveró que han proporcionado a las autoridades la identidad de los depredadores. Sin embargo, dice, cuando estos son entrevistados, argumentan que la tala de madera es su única forma de sobrevivencia.

Añadió que esas personas también han arrasado con las guardatinajas, venados, armadillos, iguanas y garrobos, y que por eso se nota una poca fauna en el bosque Las Banderas y en Miramar.

Habitantes de la Reserva Forestal del volcán Cosigüina, Padre Ramos, entre otros lugares, también denuncian despales y emitieron un llamado a las autoridades para que detengan el saqueo.

 

480 hectáreas componen el bosque Las Banderas.