•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Unión Europea, UE, aplica en Nicaragua un Programa de Apoyo a la Educación Técnica y la Formación Profesional que está dirigido principalmente a la población menor a los 25 años y promueve la inclusión y las capacidades de las mujeres.

El jefe de la delegación de la UE para Centroamérica, el español Javier Sandomingo, sostiene que ya han identificado que en los próximos años habrá una gran demanda laboral especializada en las áreas energética y turística, entre otras.

En Nicaragua la educación técnica ha quedado a deber, según el sector privado. ¿Cómo ve la Unión Europea esta realidad?

La educación técnica es sin duda uno de los grandes desafíos para Nicaragua y, por cierto, para toda la región latinoamericana.

Los avances que se vienen logrando en acceso y cobertura de la educación primaria y secundaria en Nicaragua a partir del año 2000 han puesto de manifiesto que alcanzar la primaria universal no es suficiente para salir de la pobreza. Es necesario además establecer una relación coherente entre la educación básica y los distintos subsistemas educativos (secundaria, educación técnica y superior) para brindar a los jóvenes los conocimientos y las habilidades que son indispensables para insertarse en el mercado laboral.

¿A esto último se refiere la UE cuando habla de priorizar en su estrategia de cooperación el desarrollo de una educación para el empleo?

Efectivamente, estamos en un momento en el que las tendencias económicas y de empleo en el mundo, particularmente en economías con mercados laborales muy informales, como en el caso de gran parte de América Latina, apuntan a superar las barreras que les impiden optimizar su productividad y alcanzar unos niveles de crecimiento económico que les permitan mejorar el bienestar de sus ciudadanos. Estos países están siguiendo la ruta de otros que ya superaron este reto y están recurriendo a la mejora de la calidad de la educación, y en particular de la educación técnica, como una solución para mejorar la productividad y los ingresos de la fuerza laboral.

¿Cómo la UE está colaborando para que Nicaragua pueda superar esas barreras?

Con el Gobierno, a través del Mined y el Inatec, estamos ejecutando el Programa de Apoyo a la Educación Técnica y la Formación Profesional en Nicaragua, Tecnica. La educación técnica y la formación profesional juegan un papel fundamental en el desarrollo nacional y la reducción de desigualdades sociales, al facilitar a las mayorías acceso a activos intangibles como el “saber hacer” (‘know-how’). Con estos activos, las personas de escasos recursos pueden generar mayores ingresos, mejorar su calidad de vida y aumentar su contribución al desarrollo del país.

En países como Nicaragua, que además atraviesan un período de transición demográfica y cuya población está compuesta mayoritariamente por jóvenes menores de 25 años, invertir en educación técnica y formación profesional constituye una oportunidad única de impulsar el crecimiento económico y productividad del país, si se consigue mejorar las cualificaciones de esa población en edad de trabajar.

En el diálogo que sobre estos temas hemos sostenido con el sector privado, con las organizaciones de la sociedad civil y, por supuesto, con el Gobierno, hemos encontrado un consenso generalizado en el sentido de que la formación de la fuerza laboral debe ser congruente con las demandas de la economía y los sectores productivos.

¿Cómo pretenden lograr esa congruencia entre la oferta del sistema educativo y la demanda del mercado laboral?

La clave del programa será fortalecer los vínculos entre todas las instituciones, públicas y privadas, y su compromiso con la construcción de un nuevo modelo de formación para la educación técnica y la formación profesional, que asegure la innovación en la oferta formativa y la articulación respecto a los sectores productivos.

Precisamente, uno de los aportes de Tecnica va a ser ayudar a identificar las competencias demandadas por los sectores productivos y diseñar una oferta académica acorde a las necesidades y el potencial de cada sector. Para esto será fundamental que las empresas y los proveedores de educación y formación asuman la responsabilidad compartida de mejorar las competencias y habilidades de la fuerza laboral.

Con este programa, ¿cuáles serán los municipios priorizados y con base en qué criterios serán elegidos?

Como punto de partida se realizará un diagnóstico nacional sobre las demandas actuales y futuras del mercado laboral y la oferta formativa, tanto pública como privada, para medir la potencia formativa. Los municipios se elegirán sobre la base de los hallazgos del diagnóstico. Luego, en estos municipios se seleccionarán los establecimientos educativos (Mined, Inatec e Intecna), teniendo en cuenta el potencial socio-económico en función de la población joven, la situación de empleo, los índices de pobreza y vulnerabilidad.

La idea es que la oferta formativa de educación técnica y formación profesional sea congruente con el contexto y las necesidades específicas de cada departamento o municipio.

¿Impulsarán una reforma curricular general, o hay áreas específicas que esperan mejorar en la enseñanza técnica?

Más allá de una reforma curricular general o de apoyar áreas específicas, lo que impulsa el programa es la adopción de un modelo de formación nacional. Está claro que para alcanzar ese objetivo será necesario fortalecer el marco normativo e institucional que rige la educación técnica y la formación profesional actualmente.

Las áreas específicas, o familias profesionales de las cuales se va a derivar la oferta formativa, vendrán determinadas por los resultados del diagnóstico nacional. Sin embargo, hay áreas que pueden identificarse desde ahora mismo observando atentamente las tendencias del sector productivo o las aspiraciones de desarrollo del país. Por ejemplo, sabemos que en los próximos años habrá una importante demanda laboral especializada para el sector energético (energía eólica, fotovoltaica, hídrica y geotérmica). Sabemos también que Nicaragua tiene un enorme potencial para continuar desarrollando el sector turismo, también en otras áreas aún no explotadas, como es el caso de los servicios comunitarios, sociales y personales.

¿Cuáles son los resultados que esperan obtener con el programa Tecnica? ¿Apuntan a una mejora en la productividad y en los ingresos de los jóvenes?

Queremos apoyar al país para que adopte un modelo de formación de educación técnica y formación profesional y desarrolle una oferta formativa integrada que sea pertinente, relevante y de calidad. Un modelo flexible que ayude a que las personas desarrollen las competencias, habilidades y aptitudes que necesitan para ser productivos y competitivos en el sector y en el puesto en el que se desempeñen.

Los bajos niveles educativos y las discrepancias entre la oferta formativa y las necesidades del mercado laboral son dos de los principales obstáculos para el crecimiento económico y la productividad de la fuerza laboral de un país. Con la implementación del programa esperamos que, a medida que mejoren las capacidades y los conocimientos de la joven fuerza laboral, mejore también su productividad y por ende sus ingresos.

Esperamos que al finalizar la implementación del programa unos 7,000 jóvenes y adultos, incluyendo aquellos con necesidades educativas especiales, hayan sido capacitados para ingresar exitosamente al mercado laboral.

¿Es decir que ustedes han considerado la inclusión como un factor clave para el éxito de Tecnica?

Así es. Tecnica destinará esfuerzos importantes para asegurarse de que las cualificaciones a diseñar incluyan prácticas de género que permitan visibilizar el aporte de las mujeres a las familias y a la economía nacional. También se ayudará a contrarrestar la discriminación basada en el género, a través de la formación de mujeres en “nuevas profesiones” (consideradas algunas exclusivamente para hombres) para mejorar su empleabilidad. Asimismo, se dará mucha importancia en el diseño de la nueva oferta formativa a la adaptación a las características socio-económicas y culturales de los pueblos indígenas y afrodescendientes, al cuidado y la preservación del medio ambiente, y se desarrollará también una oferta formativa especializada para jóvenes y adultos con necesidades educativas especiales.

 

El funcionario

Javier Sandomingo Núñez

Nacionalidad: Español

Profesión: Licenciado en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela y cursó un Diplomado en Estudios Internacionales en la Escuela Diplomática de Madrid.

 

Se ha dedicado a las relaciones diplomáticas entre la Unión Europea y América Latina.

Sandomingo ha trabajado en representaciones diplomáticas de España en Costa Rica, México, Tailandia y Cuba.

Ha sido subdirector general de Europa Oriental del Ministerio de Asuntos Exteriores de España, cónsul general de España en Hong Kong y embajador de España en la República de Zimbabue, entre otros cargos.