•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En Nicaragua, dos de cada tres niñas y adolescentes entre 10 y 17 años se sienten inseguras al usar los baños en sus colegios, pues temen ser espiadas, abusadas o maltratadas física o psicológicamente, revela un estudio realizado por la organización Plan Internacional, en 11 países del mundo.

211014 expuestas

La investigación, denominada “Escuchen Nuestras Voces”, en Nicaragua contó con la participación de 737 niñas y adolescentes de seis comunidades de Chontales y Villa El Carmen. Su objetivo es dar a conocer la percepción de las niñas y adolescentes sobre aspectos fundamentales para su desarrollo.

Patricio Lara, director de Plan Nicaragua, señaló que el número de niñas y adolescentes de Nicaragua que temen usar los baños de sus escuelas, es el doble que el de los otros países objeto de estudio. “La percepción de las niñas y el miedo que sienten es lo que las estadísticas no mostraban, pero ahora está escrito para que trabajemos sobre eso”, indicó.

Y es que, además, encontraron que el 42% de las niñas y adolescentes “jamás” o “rara vez” se sienten seguras en el camino de sus casas a la escuela, por lo que Lara lamentó que la violencia contra las niñas esté muy arraigada y que estas asuman que pueden ser víctimas de violencia.

Carga laboral

Como parte de la Jornada del Día Internacional de la Niña, Plan Nicaragua también presentó una investigación sobre la situación de las niñas, adolescentes y mujeres jóvenes en el país, realizado por la Universidad Centroamericana, UCA.

Dicho estudio muestra que el 85.4% de las niñas en Nicaragua realiza trabajo doméstico, una realidad determinada por la discriminación por sexo y que, en muchos casos, interrumpe sus horas de estudio.

En el caso de las adolescentes y mujeres jóvenes, el trabajo doméstico está presente en el 91 y 93.4%, respectivamente, detalla el estudio que es el primero de su naturaleza realizado en el país.

Karla Hernández, investigadora y coordinadora académica de la maestría en Políticas Sociales y Derechos de la Niñez y Adolescencia, de la UCA, señaló que en el tema de violencia encontraron que algunas expresiones han sido naturalizadas por las niñas, adolescentes y mujeres jóvenes, como es el caso del castigo físico que “se encuentra profundamente anclado y justificado como práctica disciplinaria”.

“La violencia psicológica expresada en gritos, ofensas y burlas se encuentra entre las más frecuentes formas de violencia contra las mujeres, seguida de la violencia sexual y la sobrecarga de trabajo doméstico”, indicó Hernández, quien refirió que el estudio se realizó en 22 comunidades de 10 municipios a través de encuestas, grupos focales y entrevistas.

Sobre la participación económica, subrayó que el 10.1% de las niñas, el 14.0% de las adolescentes y el 40.1% de las mujeres jóvenes participan activamente en el mercado laboral, pero que la mayoría de las adolescentes y mujeres jóvenes se desempeñan como empleadas y obreras y que el 33.3% de las niñas reciben pago en especies (comida y ropa, principalmente). Al 94.7% de las adolescentes y 96.4% de las jóvenes se les paga en efectivo.

 

"La percepción de las niñas y el miedo que sienten es lo que las estadísticas no mostraban, pero ahora está escrito, para que trabajemos sobre eso".

Patricio Lara, director de Plan Nicaragua.

 

"La violencia psicológica expresada en gritos, ofensas y burlas se encuentra entre las más frecuentes formas de violencia contra las mujeres, seguida de la violencia sexual y la sobrecarga de trabajo doméstico".

Karla Hernández, investigadora de la UCA.