•  |
  •  |
  • AFP


El volcán San Cristóbal, el pico más alto de Nicaragua, volvió este lunes a la calma, tras registrar pequeñas explosiones de cenizas que afectaron levemente a unas 18.000 personas, informó una fuente oficial.

El volcán, de 1.745 m de altura, "bajó su nivel de temperatura (RSAM) de 60 a 30 y no presenta ninguna actividad extraordinaria", dijo a la AFP el segundo jefe de Defensa Civil, teniente coronel Gilberto Narváez.

El coloso produjo el viernes pasado explosiones de cenizas de 200 a 300 metros de altura, que cayeron sobre siete comunidades ubicadas en las laderas y parte del casco urbano de la ciudad de Chinandega, al noroeste del país, sin causar daños.

Defensa Civil mantiene el monitoreo y vigilancia sobre el comportamiento del volcán en caso de que registre explosiones de mayor magnitud que obliguen a evacuar a las poblaciones cercanas.

Se estima que unas 36.000 personas viven alrededor del volcán, cuya última erupción de importancia ocurrió en 2006.