•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cada sábado por la mañana, niños, jóvenes y adultos reciben capacitación para elaborar piñatas en el salón de la Casa Cural de Nuestra Señora de La Asunción.

Con este proyecto social la iglesia y Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Fundesa, pretenden llevar alegría a niños que por la situación económica de sus padres no pueden gozar de una piñata el día de su primera comunión, pero también se pretende reconocer a los que participen del novenario del Niño Dios.

María Montalván, presidenta y asesora legal de Funides, mencionó que la meta es entregar 30 piñatas al padre Bismarck Conde para que vea cómo las distribuye en las dos actividades que se desarrollarán en diciembre.

Además, con el proyecto se pretende mejorar la economía en las familias, porque las personas están aprendiendo a hacer piñatas de papel desechable, el que se obtiene de los cuadernos viejos de los niños, para forrar la estructura de la piñata.

“Si las personas comienzan a recoger este material, no van a gastar para obtenerlo. Ya ese es un beneficio para esa emprendedora que está queriendo hacer de la nada su propio negocio", mencionó Montalván.

Aracelly Morales López, originaria de Niquinohomo, considera que la iniciativa es buena, porque ayuda a la parroquia y se aprende algo nuevo que podría ayudarla a mejorar su situación económica, dado que pretende abrir un taller de instrucción.

El trabajo dignifica

Por su parte, el padre Bismarck Conde, párroco de Nuestra Señora de la Asunción, explicó que con la ayuda de personas altruistas, de corazón generoso y de fe, es que han logrado organizar esta primera capacitación que a largo plazo pretende ir creando una mentalidad de emprendedores en los niños.

“Hay que trabajar, el trabajo dignifica la vida del hombre, el trabajo hace bien a la persona, y que del trabajo pues recibe la remuneración o los recursos económicos para la vida, queremos crear esa conciencia y ayudar a las familias para que tengan una herramienta, aunque sea sencilla, para triunfar en la vida”, concluyó el padre Conde.