•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un salario atractivo y un buen ambiente laboral son dos cosas que demandan a las empresas los jóvenes egresados de las universidades, pero ¿cuál es su aspiración salarial?

La mayoría, por su corta experiencia, solicita un “salario mínimo” con la esperanza de insertarse en el mundo laboral.

Javier Morales es un egresado de la carrera de Ingeniería Industrial; aunque solo le falta concluir su monografía, dice que aceptaría una contratación por un salario que ronde los C$10,000.

A diferencia de otros jóvenes, Morales tiene experiencia con las pasantías que ha realizado en un par de empresas y se ha capacitado en algunos cursos propios de su carrera, lo que a su criterio le da “plusvalía” al momento de acercarse a una empresa.

“Entre unos C$9,000 y C$10,000 para empezar, tengo experiencia con las pasantías y tengo varios títulos de cursos que he tomado y son cosas que me gustaría que se tomaran en cuenta al momento de postular en una empresa”, precisó Morales.

En Nicaragua, el salario mínimo en vigor oscila entre los C$2,567 (sector agropecuario) y los C$5,800 (sector construcción).

La fuerza laboral

Al igual que muchos otros egresados universitarios, a Morales se le vio a inicios de este mes en la VI Feria de Empleo, organizada por la Universidad Centroamericana, UCA.

“Es natural que uno vaya teniendo tanta experiencia como aspiraciones salariales… una persona considera que mientras más educado esté, más debe ganar y las empresas tal vez no están en capacidad de pagar”, señaló Morales.

Nicaragua tiene 6.1 millones de habitantes, de los cuales 4.2 millones están en edad de trabajar, según cifras del Banco Central, BCN.

Al cierre de 2013, sin embargo, solamente 3.2 millones de personas formaban parte del banco de la fuerza laboral en el país.

Difícil encontrar empleo

Yahosca Ayerdis es contadora pública. Egresó en el 2011. A sus 31 años se le ha dificultado conseguir un empleo formal, pero tiene muchas ansias de insertarse en una empresa, aunque sea ganando el salario mínimo.

“Tengo un negocio propio en ventas, pero en una empresa privada no he podido encontrar trabajo. El salario al que aspiro, como casi no tengo mucha experiencia, sería el mínimo por lo menos, para comenzar a trabajar y adquirir experiencia”, señaló Ayerdis.

En 2007 la Asamblea Nacional aprobó una Ley del Salario Mínimo (Ley 625), un marco jurídico que fija un nuevo salario mínimo cada seis meses, tomando en cuenta el costo de los 53 productos de la canasta básica.

El problema

Para el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, José Adán Aguerri, la esperanza de obtener un buen salario depende mucho de la carrera que optó por estudiar el joven.

Las profesiones más rentables para los jóvenes en Nicaragua están vinculadas con las nuevas tecnologías, como Informática, Ingeniería en Sistemas y en Computación.

“Lo que menos ganan es el salario mínimo; sin embargo, este es un tema que depende del tipo de carrera, porque sí hay carreras que por su escasez y por su falta de oferta que existe de los graduados, a pesar de que no tengan experiencia, sí tienen más posibilidad de tener un mejor salario”, dijo Aguerri.

La situación de los jóvenes egresados que no encuentran trabajo en un país donde impera la informalidad es un tema que ocupa el interés de los empresarios.

Las personas afiliadas al Seguro Social a julio de este año eran apenas 709,240, indican las cifras del BCN.

“Hemos señalado que las empresas, en primer lugar, no tenemos la cantidad de plazas disponibles para el número de jóvenes que están saliendo egresados de las universidades”, sostuvo Aguerri.

Por otra parte, más allá de la poca recepción que tienen las empresas para ofrecer trabajo a este segmento de la población, no existe un “equilibrio” entre la demanda y la oferta, precisó el presidente del Cosep.

“Les hemos dicho a las universidades que hay una sobreoferta en muchas carreras, que son las que tienen más demanda de los estudiantes, que ya no las requiere el sector privado”, agregó Aguerri.

Nicaragua, según Aguerri, necesita carreras enfocadas a la demanda de algunos rubros económicos del país como el sector energético y la agroindustria.

“Son pocos jóvenes que están yendo en esa dirección”, admitió Aguerri.

La mayoría de los universitarios nicaragüenses siguen optando por las carreras de Medicina, Turismo y Leyes.

Pasantías

Lejos de esa realidad que explica Aguerri, para los jóvenes que no encuentran trabajo, sin embargo, es importante entrar a una empresa “aunque sea como pasante”.

“Ando buscando un salario mínimo de C$8,000 y buscando pasantías, porque mi objetivo ahorita es aprender y si me dan la oportunidad de ser pasante lo acepto”, comentó otra joven que concluyó estudios de Economía.

En la sexta edición de la Feria de Empleo en la UCA fueron convocados 500 estudiantes que llegaron en busca de encontrar una oportunidad entre las 41 empresas que ofrecían puestos fijos, principalmente, en las carreras de Marketing, Contaduría, Ingeniería Industrial, Ingeniería en Sistemas, Administración de Empresas, Finanzas y Economía.