Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • END

Amnistía Internacional, prestigiosa organización, hizo un llamado al gobierno de Nicaragua a que respete los derechos humanos y salvaguarde la seguridad de la doctora Vilma Núñez, Presidenta Ejecutiva del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, y de los miembros de su organización, quienes han sido atacados por miembros del partido de gobierno sin que éste, a través de sus instituciones, tome las medidas respectivas de protección.

La carta suscrita por June Colmes, encargada de campañas del equipo Centroamérica de Amnistía Internacional, hace referencia cronológica no sólo de los ataques contra el Cenidh, sino también de la campaña de desprestigio y de obstáculos a su labor, propiciada por los medios de comunicación progubernamentales. Además, hace mención de la falta de acciones del gobierno a pesar de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, solicitó medidas cautelares para la presidenta del Cenidh y sus miembros.

“La Dra. Vilma Núñez, Presidenta de la destacada organización de derechos humanos de Nicaragua, Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), y sus colegas, están siendo blanco de una campaña de insultos y descrédito para obstaculizar el trabajo que realiza el Cenidh. Su seguridad puede correr peligro”, expresa la misiva.


Recomendaciones al gobierno
Por tal motivo, Amnistía Internacional recomienda al mandatario Daniel Ortega Saavedra; a la primera comisionada Aminta Granera Sacasa, Directora de la Policía Nacional; y al doctor Julio Centeno Gómez, Fiscal General de la República, que se garanticen medidas inmediatas de protección para la doctora Núñez y para sus colegas.

También al fiscal general recomienda que ordene una investigación inmediata, exhaustiva e imparcial sobre los incidentes ocurridos el 26 de septiembre y el 16 de octubre de este año, en que la vida de la Dra. Núñez fue amenazada.

Así mismo, al gobierno, que deje de utilizar en las publicaciones oficiales expresiones que estigmatizan, y, por consiguiente, ponen en peligro, tanto a quienes defienden los derechos humanos como al trabajo que estas personas realizan.

Todo esto como una petición a las autoridades de que se respete el derecho de los defensores y defensoras de los derechos humanos a llevar a cabo sus actividades sin restricciones y sin temor a represalias, conforme establece la Declaración de las Naciones Unidas sobre el Derecho y el Deber de los Individuos, los Grupos y las Instituciones de Promover y Proteger los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales Universalmente Reconocidos.


Autoridades pasivas
Bayardo Izabá, Director del Cenidh, corroboró que el Estado nicaragüense no está cumpliendo con las medidas cautelares solicitadas.

“La Policía Nacional de manera particular está poniendo a un agente policial desarmado frente a las oficinas del Cenidh, alegando que por las cercanías de las propiedades de la familia presidencial, estaban en un perímetro de seguridad. Sin embargo, el Estado como tal no está cumpliendo con las disposiciones propuestas por la CIDH”, dijo Izabá.

“Mientras tanto, sus clásicas llamadas telefónicas anónimas con amenazas y el acoso partidario rojinegro continúa, sin que las autoridades policiales y del Ministerio Público se preocupen por investigar los incidentes. Es tan grave, que a un mes del ataque frente al Ministerio Público --donde además de agredirnos nos robaron una cámara, a vista y paciencia de las autoridades y todo filmado--, aún no tienen a ningún sospechoso”, dijo el director del Cenidh, comentando que después de muchos años, Amnistía Internacional no hacía llamados de este tipo a Nicaragua.

Amnistía Internacional es una organización no gubernamental humanitaria que existe para promover los derechos humanos en el marco de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y otros tratados internacionales.