•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Si usted cree que tras provocar o participar en un accidente de tránsito, podría escapar del lugar y jamás ser descubierto, es mejor que lo piense dos veces.

Las 852 personas que se dieron a la fuga este año, tras involucrarse en algún accidente de tránsito, no corrieron muy largo.

311014 leyendo¿Cómo han hecho para encontrarlos? Según el comisionado Iván Escobar, jefe de la Secretaría Ejecutiva de Tránsito Nacional, eso es parte de la labor investigativa policial, donde se toman en cuenta a los testigos, quienes brindan las características del vehículo involucrado en algún accidente.

“En esas testificales establecemos el tipo de vehículo, el color, el número de la placa o al menos dos de sus dígitos, muchas veces en la colisión se desprenden la placas, y con esa prueba se busca al propietario del vehículo, se hacen todas las investigaciones hasta que damos con la persona y se sanciona”, explicó el comisionado Escobar.

En algunos casos, hay conductores que tras haberse dado a la fuga, lavan el vehículo o hasta lo reparan en caso de que haya resultado averiado, pero igual, la Policía siempre logra determinar la culpabilidad de los conductores.

“Siempre nos damos cuenta porque vemos las dimensiones de la reparación o las dimensiones de donde fue el impacto, y allí siempre quedan residuos, y eso nos determina que algún vehículo estuvo involucrado en tal accidente”, explicó el comisionado Escobar.

POCOS “CONFESOS”

En otros casos, una minoría de personas que participan en accidentes de tránsito y que huyen del lugar del hecho, se presentan posteriormente a las delegaciones policiales, y explican que se dieron a la fuga porque consideraron que estaba en riesgo sus vidas.

“En estos casos, se verifica que realmente su vida estuvo en peligro, se analiza el hecho, y en dependencia de la gravedad del accidente se le aplica la sanción correspondiente o solo se le adjudican otras responsabilidades”, indicó.

Huir del lugar de un accidente es un acto sancionable para cualquier conductor, que con solo una vez que ocurra, la Policía, por ley, puede tomar la decisión de suspender la licencia de conducir.

En lo que va de este año, la Policía de Tránsito ha suspendido la licencia de conducir a 2,213 conductores, de los cuales 2,061 suspensiones están relacionadas con el consumo del alcohol, y a 479 de esa cifra se les suspendió la licencia por estado de embriaguez extrema, asegura el jefe policial.

LOS GIROS INDEBIDOS

Cabe señalar que la mayoría de estas suspensiones de licencias no son definitivas, sino que van desde tres meses, seis meses, uno o dos años, hasta suspensión de por vida, en dependencia de qué tanto reinciden los conductores en las infracciones de tránsito.

En la actualidad, la Ley da facultad a la Policía de Tránsito para suspender la licencia de conducir a las personas que se han visto involucradas dos veces en infracciones muy peligrosas.

“Estamos hablando del giro indebido, que es una de las causales de multas por infracciones de mayor peligrosidad, así como conducir a exceso de velocidad o invasión de carril…, si cualquiera de estas infracciones ocurre dos veces, podemos suspender la licencia”, indica el comisionado

Escobar.

MUJERES MÁS PRUDENTES

El comisionado Escobar informó que, hasta la fecha, han fallecido 220 hombres que iban como conductores al momento del accidente, mientras que solo nueve mujeres han perdido la vida al manejar un vehículo.

“Creo que la mujer es más prudente para manejar porque aprecia más la vida, el varón es más impetuoso, un poco imprudente, toma riesgos innecesarios, en cambio la mujer no los toma, y así deberíamos ser todos”, aconseja el jefe policial.

“Educar y prevenir es mejor que sancionar”

Conducta • Ante el señalamiento de que esta cantidad de licencias suspendidas aún representa una cifra muy baja, en contraste con los elevados índices de accidentalidad y de mortalidad, y ante unas 600,000 licencias activas a nivel nacional, el comisionado Iván Escobar considera que no se trata de sancionar por gusto.

“La Policía trabaja en el sentido de educar y de prevenir, y en esa modalidad todos nosotros estamos dispuestos a recapacitar sobre nuestra conducta al conducir, no voy a sancionar por sancionar”, indica el jefe de la Secretaría Ejecutiva de Tránsito Nacional.

El jefe policial estima que “la idea es que aprendamos a convivir y a cohabitar en las vías de una manera responsable, y a eso es que estamos llegando, a una cultura vial donde todos seamos responsables, que tengamos cortesía, y esa forma de respetar el amor a la vida. Vamos a seguir aplicando las leyes, al que cometa una infracción se le aplicará la multa correspondiente, sea quien sea”, destacó Escobar.