•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó este martes su preocupación por la violencia política que se desató en Nicaragua tras las elecciones del 9 de noviembre y pidió autorización al gobierno nicaragüense para mandar un relator.

"La CIDH recuerda que es obligación del Estado garantizar la seguridad pública y el respeto a los derechos humanos, así como investigar los hechos en forma exhaustiva y sancionar a los responsables", señaló el comunicado.

Las elecciones locales del 9 de noviembre, que ganaron ampliamente los sandinistas, fueron denunciadas como fraudulentas por la oposición y por numerosos observadores internacionales.

Los choques entre partidarios del gobierno y opositores se iniciaron inmediatamente.

"Con el propósito de dar seguimiento a estas y otras situaciones de derechos humanos en Nicaragua, la Comisión solicitó la anuencia del Estado para una visita del Relator del país", explicó el texto.

"La Comisión Interamericana insta a las autoridades judiciales a iniciar de manera urgente investigaciones independientes e imparciales a fin de esclarecer los hechos, identificar y sancionar a los responsables y reparar los daños morales y materiales a las víctimas de estos hechos", añadió.

"Asimismo, la CIDH insta al Estado de Nicaragua a adoptar las medidas necesarias para garantizar los derechos de las personas sujetas a su jurisdicción, a través de mecanismos eficaces y razonables de prevención", señaló la Comisión, con sede en Washington.