•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Policía alerta que en los dos últimos meses del año, principalmente en diciembre, es cuando ocurren más accidentes de tránsito en Nicaragua

Le faltaban seis cuadras a don Juan Ramón Contreras Sequeira, de 48 años para llegar a su casa. Cruzaba la calle cerca de los semáforos de Enel, cuando el tráfico lo obligó a esperar sobre la doble línea amarilla, a su lado estaba Henry Alberto Cano Tercero, de 22 años, cuando fue atropellado por el bus conducido por Ángel Alfonso Granera, quien buscando abrirse paso invadió carril, obviando la señal de tránsito que indicaba el paso peatonal.

Contreras murió, mientras que Cano fue trasladado al Hospital “Alejandro Dávila Bolaños”.

“En el croquis del accidente se determina que hubo invasión de carril por parte del busero. Antes de llegar al punto del accidente hay una señal de tránsito donde se establece que se le debe ceder el paso al peatón; los conductores ahí tienen que pasar con precaución”, señaló el comisionado mayor Noel Cruz, jefe del Distrito I de Policía.

A don Juan Ramón, el infortunio lo privó del sueño de hacer mejoras en la casa que era su patrimonio, contó Johnny Javier Contreras, uno de sus cuatro hijos.

Año trágico

Al término de esta semana, la cantidad de muertes por accidentes podría sobrepasar las 577 muertes que se registraron por esa causa en todo el año 2013. Hasta el 31 octubre la brecha era apenas de once muertes, según información brindada por el jefe de Prevención y Seguridad Vial de la Policía Nacional, Edgar Sánchez, a medios oficialistas.

De acuerdo con el mando policial, el comportamiento de las muertes por accidentes durante el presente año solo es comparable con las cifras de 2012, considerado el más mortífero, con 679 defunciones relacionadas a accidentes en las vías.

Mensualmente este año han muerto un promedio de 56 personas en accidentes de tráfico, el mismo promedio que en 2012, por lo cual el jefe policial alertó sobre el riesgo que representan los meses por venir, principalmente diciembre, que es “cuando se ingiere más bebidas alcohólicas” por motivos de las fiestas de La Purísima, Navidad y vacaciones de fin de año.