•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los primeros en llegar fueron Yara Esquivel y Alexander Sánchez, hace ya casi año y medio. Luego, poco a poco, empezaron a venir más, y este año ya son siete mujeres y dos varones, para un total de nueve, los jóvenes costarricenses que estudian la carrera de Medicina Veterinaria en la Universidad de Ciencias Comerciales, UCC.

Decidieron emigrar para estudiar en una universidad nicaragüense porque coronar la carrera de sus sueños en su país de origen se les hacía cada vez más insostenible.

Les resulta más barato pagar la universidad aquí en Managua, además de rentar una vivienda cercana a la universidad, y gastar en alimentación y entretenimiento.

En Costa Rica hay dos sitios para estudiar Medicina Veterinaria: la universidad estatal, y la privada Escuela Veterinaria San Francisco de Asís, donde según los estudiantes, un cuatrimestre cuesta entre U$1,800 y US$2,000.

“Yo empecé a estudiar en mi país hace más de dos años, al inicio pagaba como US$1,000, luego US$1,5000, que como es privada, puede poner los precios que quiera”, expresa Priscilla Zamora, originaria de San Ramón de Alajuela.

ESTATAL INSUFICIENTE

Si bien la universidad estatal donde podrían estudiar Medicina Veterinaria es más barata, a razón de US$200 el semestre, el problema allí es que ofrecen cada año apenas 40 cupos, cuando existe una demanda de miles de estudiantes por esa carrera.

Priscilla estuvo tratando de entrar a la universidad estatal durante cuatro años, pero cada vez era más difícil.

“Además de hacer un examen de admisión donde debés ganarte 100, a veces ni con el 100, porque no hay cupos suficientes, y al final los que entran es por argollas (influencias) y contactos que tienen dentro de la universidad”, lamenta la joven Priscilla.

Otra de las razones que ha cautivado a los jóvenes costarricenses estudiar la carrera de Medicina Veterinaria en Nicaragua, es que desde el primer cuatrimestre los estudiantes tienen contacto directo con los animales, para participar en cirugías y jornadas de vacunación o desparasitación.

“Allá en Costa Rica es diferente, no dejan a un estudiante tocar un animal, solo en anatomía, donde el animal está muerto. Es hasta el final, en cuarto año que se puede participar en cirugías y manipular animales”, afirma Zamora.

Según Gabriela Rivera, secretaria académica de la Facultad de Ciencias Agrarias, la mayoría de los estudiantes costarricenses ya vienen con uno o dos años de estudios de su país, y aquí han convalidado materias tras verificar que son similares a los programas de estudio en Nicaragua.

“Creemos que escogieron la UCC por la trayectoria de esta universidad en el tema de bienestar animal. Y el rendimiento académico de estos jóvenes extranjeros ha sido muy bueno”, asegura Rivera.

Andrea Lansche, originaria de Heredia, comenta que cada vez se fue haciendo bastante inaccesible para mucha gente estudiar la carrera de Medicina Veterinaria en Costa Rica.

“Yo descubrí la universidad por una señora nicaragüense que trabaja allá en mi país, ella me dijo que ya habían bastantes costarricenses que estaban viniendo para acá, y me dijo que la universidad era buena y es verdad”, indica Lansche.

RECONOCIMIENTO

Aunque los títulos que otorga cualquiera de las universidades que ofrecen la carrera de Medicina Veterinaria en Nicaragua no están homologados con los de las instituciones de Educación Superior costarricenses, el Colegio de Médicos Veterinarios sí tiene un procedimiento para que el conocimiento adquirido sea reconocido.

“Lo primero que hay que hacer es llevar el título al Colegio de Médicos Veterinarios, luego hay que hacer un examen de nivelación, y mientras se llevan seis meses aprobando el trámite del título, este colegio otorga un permiso para trabajar”, explica Carolina Montoya, originaria de San Carlos de Alajuela.

 

“El Zoológico y el Centro de Rescate de Fauna Silvestre son una universidad viviente de aprendizaje, porque solo allí los estudiantes pueden aprender de verdad”.

EDUARDO SACASA, DIRECTOR DE FUNDACIÓN AMIGOS DEL ZOOLÓGICO.