•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA

Después de 48 horas de haber desaparecido, los hermanos Fred y Elizabeth Bauer, de 65 y 70 años, de nacionalidad suiza, junto a sus amigos Álvaro Javier Vargas Flores, de 18 años, y Aarón Josué Parajón, de 12, originarios del barrio Mercedes de Chichigalpa, fueron encontrados a salvo por un grupo de infantes de marina, efectivos policiales, Defensa Civil y guardaparques de la Fundación Líderes Integrados para el Desarrollo de la Región (Líder).

Los cuatro turistas salieron a las cinco de la mañana del domingo último en la camioneta Toyota, ploma, placas CH-05777, propiedad de Fred Bauer, con destino a la Reserva Forestal del Volcán Cosigüina, ubicada a 64 kilómetros al noreste de la ciudad de Chinandega.

Doña Elizabeth Bauer y Aarón Josué Parajón fueron ubicados a las 11:30 de la mañana del martes en Los Jicaritos. Mientras Don Fred y su ahijado Álvaro Javier Vargas Flores fueron hallados a las 3:30 de la tarde en el costado oeste de los Cerros Chachos.

Fueron hidratados con suero oral y atendidos por presentar múltiples rasguños de árboles y piedras. Luego serían trasladados al Hospital “Teodoro King”, cerca de la comarca Tom Valle, a 25 kilómetros al noreste de la ciudad de El Viejo.

Maura Estela Vargas, quien hace 21 años contrajo matrimonio con el ingeniero agrónomo y máster en Avicultura, Fred Bauer, cuando ambos trabajaban para el entonces Proyecto Chinandega Norte (Chinorte) en Somotillo, relató a EL NUEVO DIARIO que a las nueve de la mañana, los visitantes tenían previsto escalar el volcán Cosigüina, y al regreso visitarían un balneario para regresar el domingo por la noche.

A las 9:30 de la noche, Vargas se inquietó, por lo que a las 6:30 de la mañana del lunes, su hijo mayor, Jonathan Vargas, de 28 años, salio en busca de los extraviados en los territorios de Mechapa y Potosí. “Pobladores de esa zona junto a miembros de la Defensa Civil iniciaron la búsqueda en las faldas del volcán. La camioneta está intacta, con alimentos y agua dentro”, dijo la señora la mañana del martes.

Al enterarse en horas de la tarde de la aparición de su esposo, de su cuñada, de su sobrino Álvaro Javier, y de su hijo adoptivo Aarón Josué, doña Maura Estela dio gracias a Dios.

“Permanecí serena y con esperanzas de que aparecerían. Mi cuñada Elizabeth, quien desde el 29 de octubre está de vacaciones en nuestra casa en el barrio Mercedes, de Chichigalpa, tiene que regresar el próximo sábado a Suiza, porque terminan sus vacaciones”, expresó.

Su hermana Sara Vargas dijo que desde el momento de la desaparición permanecieron en oración para que no ocurriera nada malo a los cuatro turistas. ¡Qué alegría! Esta noche estarán junto a nosotros, y agradezco a EL NUEVO DIARIO porque también se ha preocupado por ellos”, manifestó.

La familia Vargas reconoció la labor de las personas que participaron en la búsqueda y al Cónsul General de Suiza en Nicaragua, Peter Bishop, quien estuvo al tanto de la situación de sus coterráneos y de los dos jóvenes de Chichigalpa.

Isidoro Raposo, amigo de Verónica Bauer, hija de la señora Elizabeth Bauer, dijo que se enteró de la desaparición de las cuatro personas a través de la página web de EL NUEVO DIARIO, por lo que se comunicó telefónicamente desde la ciudad suiza de Yverdon con este corresponsal.

Al enterarse de la aparición dio gracias infinitas al Creador, y expresó que inmediatamente le comunicaría la buena noticia a su amiga Verónica y a otros miembros de la familia Bauer.


Doña Elizabeth con rodilla lastimada
Un funcionario de la Alcaldía de El Viejo confirmó que doña Elizabeth Bauer resultó con lesiones en la rodilla derecha, por lo que fue atendida por miembros del Cuerpo de Bomberos de El Viejo.

Evert Caballero, coordinador de proyectos de Fundación Líder, dijo que los cuatro turistas estaban deshidratados y nerviosos por la odisea que vivieron durante dos noches en uno de los senderos de la Reserva Forestal del volcán Cosigüina, que cuenta con 39 mil hectáreas y 18 comunidades que preservan diversas especies de flora y fauna, principalmente la emblemática Lapa Roja.

“Están fuera de peligro, se adentraron en la montaña sin guía. Nosotros tenemos personas capacitadas para atender a visitantes, pero no nos contactaron y se fueron con un baquiano de la zona. La Reserva tiene cinco senderos, y los cuatro turistas se enrumbaron por el conocido como Cabo de Horno, con intenciones de llegar al cráter del volcán donde está la inmensa laguna de aguas cristalinas, uno de los mayores atractivos, dijo un lugareño.