Róger Olivas
  •   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una auditoría especial realizada por la delegación de la Contraloría General de la República, a la gestión del exalcalde de Chinandega, Julio César Velásquez Bustamante (2004-2008), determinó responsabilidad civil y administrativa, ordenándole pagar más de 152 mil córdobas.

La auditoría se desarrolló atendiendo las denuncias de corrupción presentadas por funcionarios de la comuna, entre ellos Nicolás Ordóñez, exencargado de la Unidad de Adquisiciones.

La CGR a través de un escrito, asegura que en julio, agosto, octubre y diciembre de 2005, el ahora exfuncionario aprobó rebajas de Impuesto de Bienes Inmuebles, IBI, hasta por 87,041.19 córdobas, pese a que el Decreto 3-95 contempla que ese tipo de exoneraciones solo se pueden otorgar entre enero y marzo de cada año.

“De manera que el autorizar rebajas fuera de ese período, constituye una extralimitación de facultades”, señala la resolución.

El ente fiscalizador afirma que Velásquez Bustamante ocasionó perjuicio económico a la comuna por 84,051.12 córdobas, al igual que Guillermo José Peralta, exresponsable de administración tributaria hasta por la suma de 2,990 córdobas, por firmar, en calidad de responsable, los formatos de declaración de IBI que permitieron el pago de impuestos rebajados.

La CRG también señala que el exfuncionario se pagó antigüedad por 65,685.22 córdobas, “sin fundamento legal, observándose que recibió ese dinero en cuatro quincenas”.

Cobra dinero

La CGR resuelve que por el daño patrimonial causado a la Alcaldía de Chinandega, que en total suma 152,726.41 córdobas, el exalcalde Julio Velásquez Bustamante debe pagar 84,051.12 córdobas, por autorizar rebajas sobre Bienes Inmuebles al margen de la ley (responsabilidad civil), así como 65,685.22 córdobas en concepto de pagos de antigüedad sin fundamento legal.