•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Edén Pastora, encargado del dragado del río San Juan, negó que nicaragüenses involucrados en dicha labor hayan entrado a territorio costarricense sin autorización, luego de que el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, advirtiera que las autoridades de su país arrestarán a quienes ingresen a este sin permiso.

“De que capturen a cualquiera que entre (al país) ilegalmente existe desde que Costa Rica existe, no es ninguna noticia, pero que haya entrado a Costa Rica alguien que esté relacionado a la limpieza del río, es una mentira del tamaño del (volcán) Irazú”, señaló Pastora al ser consultado por El Nuevo Diario.

La advertencia de Solís surge tras versiones de prensa de una supuesta entrada de nicaragüenses durante labores de limpieza del río San Juan. El mandatario dijo que el territorio costarricense comienza de la margen derecha del río San Juan hacia el sur y que se detendrá al extranjero que se halle en esa zona.

“La instrucción es clara: cualquier persona extranjera que se encuentre sin autorización en territorio costarricense y sea encontrada por fuerzas de seguridad, ya sea sin autorización o realizando acciones que lesionen el patrimonio nacional, será arrestada y puesta a las ordenes de los tribunales de justicia”, expresó Solís.

No cruzan frontera

Versiones de medios de comunicación costarricenses indican que aparentemente un grupo de nicaragüenses ingresó recientemente a suelo de Costa Rica durante unas labores de limpieza del río San Juan.

“No necesitamos cruzar a territorio tico, no hemos cruzado ni vamos a cruzar”, afirmó Pastora, quien aseguró que aunque el suelo costarricense inicia en la ribera sur del río San Juan, las labores de limpieza del mismo las realizan desde el agua con las tres dragas que están funcionando en este momento.

La Corte Internacional de Justicia, CIJ, tramita una demanda interpuesta por Costa Rica contra Nicaragua en 2010 por una supuesta invasión a su territorio en Isla Calero o Isla Portillos, en el marco de las obras de dragado del río San Juan, y otra de Nicaragua contra Costa Rica --que data de 2011-- por supuestos daños ambientales a dicho cuerpo de agua, provocados durante la construcción de una carretera de 160 kilómetros paralela al afluente.

La CIJ lleva ambas demandas en un solo expediente, y podría emitir una sentencia el próximo año, y ordenó como medidas cautelares mantener despejada la zona en disputa y evitar acciones que agraven el conflicto.