•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Mientras una cantidad no precisada de campesinos colonos continúan retenidos por parte de grupos indígenas del Caribe Norte y siguen dos tranques en la ruta Rosita-Puerto Cabezas que paralizan el tráfico en esta región, en Managua unos 70 líderes indígenas demandan hoy al Gobierno reanudar un diálogo que ponga fin a los conflictos.

Los indígenas que están en Managua desde hace dos días, dicen representar a 23 territorios de la Costa Caribe Norte y Sur, y son acompañados por líderes religiosos de las iglesias católica, morava y evangélica, que exigen reactivar las pláticas con las autoridades nacionales involucradas en el proceso de saneamiento de sus territorios indígenas y afrodescendientes.

“Estamos citando (hoy) a las 10 de la mañana en el hotel Crowne Plaza, de Managua, al procurador Hernán Estrada; al jefe del Ejército de Nicaragua, general Julio César Avilés; a la directora de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, y a los representantes del Registro de la Propiedad y de otras instituciones”, anunció Jorge Mendoza Rugama, presidente de un territorio indígena en el Caribe Norte.

Según denuncia de los comunitarios, la interminable invasión de colonos a sus tierras en los últimos dos años, ya empezó a provocar no solo la destrucción de los recursos naturales, sino que también el incremento de actos delictivos, de situaciones de violencia y de enfrentamientos entre campesinos que dicen haber comprado tierras en esos territorios, y los indígenas que se sienten invadidos.

“El Estado de Nicaragua no ha dado una respuesta para continuar con el mecanismo de saneamiento territorial, así que por la misma presión que existe en las comunidades sobre la masiva invasión de colonos en territorios indígenas, han solicitado que el Estado les ofrezca una respuesta urgente”, expresó Lottie Cunningham, presidenta del Centro por la Justicia y Derechos Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua, Cejudhcan.

Los colonos que mantienen los tranques dicen haber comprado tierras de manera legal en esos territorios, sin embargo, los indígenas argumentan que por ley sus tierras no pueden ser vendidas, por lo tanto piden la intervención de las autoridades para investigar sobre estas ventas de tierras y el ordenamiento de sus territorios.

RETENIDOS preocupan

El Consejo Ecuménico de Puerto Cabezas, en el Caribe Norte, integrado por líderes religiosos, acompañados de funcionarios de los derechos humanos, y resguardados por oficiales del Ejército y de la Policía Nacional, penetraron ayer a la zona de Sangnilaya, con el fin de llevar alimentos, agua y frazadas a las familias campesinas que permanecen en esta zona en condición de retenidos.

Hasta ayer el número de personas retenidas no era exacto, sin embargo, comunitarios afirman que pueden superar las 100, las cuales podrían encontrarse en condiciones precarias debido a que los indígenas no les están facilitando ningún tipo de asistencia.

Por su parte, Waldo Müller, presidente del Gobierno Territorial de Tasba Pri, apareció ayer tras ser señalado de vender y promover la venta de tierras en el área del territorio indígena del Bloque de las Diez Comunidades, donde han ocurrido acciones violentas de desalojo desde el fin de semana, y donde hubo una persona fallecida y decenas de viviendas reducidas a cenizas.

“Detrás de todo está Yatama, que ha organizado grupos para desestabilizar la zona. Este grupo ha masacrado a mujeres, niños y hasta adultos mayores, a quienes pusieron a caminar por más de ocho horas, hasta Sagnilaya. A la mayoría de ellos no le dan agua ni comida, y muchos están enfermos y en pésimas condiciones”, reiteró Müller.