•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una ballena de 17.5 metros de largo quedó varada desde las 11:00 a.m. de ayer frente a las costas de Playa Popoyo, del municipio de Tola, y hasta la hora de nuestro cierre, no había podido retornar a las profundidades del mar, pese al esfuerzo de decenas de personas.

Mario Rodríguez, delegado departamental en Rivas del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, Marena, informó que de inmediato se propusieron apoyar el retorno del cetáceo a su hábitat natural. Comentó que desde ese momento, personas de Las Salinas y de otras comunidades vecinas, llegaron a intentar socorrer a la ballena, al igual que turistas que se encontraban en las playas toleñas.

Hasta las 7:00 de la noche, el cetáceo continuaba con vida, y según Rodríguez, esperaban los análisis de un biólogo marino para determinar el estado de salud del cetáceo. “Aún desconocemos qué causó su llegada”, dijo Rodríguez al caer la noche. Mencionó que habían convocado a personal de la Alcaldía, el Ejército y de la Policía para intentar devolverla al mar.

Añadió que el cetáceo fue divisado junto a otros especímenes cuando pasaban por estas playas y que, aparentemente, se andaban apareando. Rodríguez supone que en la lucha por su pareja “creemos que este fue agredido y la corriente lo empujó a la orilla de la costa”, explicó.

Amílcar Moraga, habitante de Popoyo, fue uno de los primeros en sumarse a las labores del rescate, pero a las 5:00 p.m. ya estaba fuera del mar y bastante desanimado, ya que aseguró que era difícil mover al animal por su gran peso.

“Ojalá sobreviva, pero la experiencia de participar en las tareas de rescate fue maravilloso para mí, porque estar cerca de una ballena y tocarla, es algo que no sucede a cada rato, y por eso, esto ha sido un espectáculo, porque mucha gente ha venido”, compartió.

Faustino Moraga, también habitante de la zona, señaló que hace algunos años otro cetáceo quedó varado en la costa de Tola. “Esa vez no sobrevivió y la gente masivamente acudió a playa Guasacate, donde se encontraba el animal para aprovechar su carne", recordó.