•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP / Edición Web

La ballena que quedó varada la mañana del viernes en las costas de Rivas y que murió ese mismo día en horas de la tarde-noche, fue enterrada en un hoyo que cavaron con palas mecánicas en la playa, constató un fotógrafo de la agencia AFP.

[Fotos: Ballena en Rivas]

Pese al esfuerzo de turistas, nativos y autoridades de policía, del ejército y gobierno no se pudo salvar al cetáceo.

Tras el deceso, las autoridades de la alcaldía de Tola arrastraron con ayuda de la gente al majestuoso mamífero hacia un hoyo que cavaron con palas mecánicas en la playa.

Luego rellenaron el hoyo con sal para evitar el mal olor y enterraron la ballena. “Lástima que se murió”, comentaba la gente en la playa.

Según los pobladores de la zona, esta es la segunda vez en los últimos 30 años que una ballena azul muere tras quedar varada en el lugar, pero que la primera vez la gente se la comió.