•  |
  •  |
  • END

Personalidades del ámbito político y representantes de distintos sectores de la sociedad civil, cerraron filas en defensa de las nueve mujeres denunciadas ante la Fiscalía por la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (Anpdh) en el caso “Rosita”.
“Todos conocemos la labor que profesionales como Marta María Blandón, Ana María Pizarro, Luisa Molina, Yamileth Mejía, Juana Jiménez, Martha Munguía, Mayra Sirias, Lorna Norori y Violeta Delgado, han realizado en apoyo y auxilio a las víctimas de abuso sexual, a favor de la salud integral de la mujer nicaragüense, y, en general, en la defensa de los derechos humanos de mujeres, niños, niñas y adolescentes de este país”, se lee en el pronunciamiento que emitieron ayer.
“Vemos esta persecución como una amenaza contra las organizaciones no gubernamentales y sociales que tienen una larga trayectoria en la defensa de los derechos humanos”, manifestaron.
Víctimas de “intereses revanchistas”
Entre los firmantes de este documento de apoyo destacan el analista político y ex canciller Carlos Tünnermann; el filósofo y jurista Alejandro Serrano Caldera; la periodista Ada Luz Monterrey; Georgina Muñoz, enlace nacional de la Coordinadora Civil; y Martha Cranshaw, coordinadora de la Red Nicaragüense de la Sociedad Civil para las Migraciones.
También se sumaron a esta causa los miembros del Movimiento Renovador Sandinista (MRS): Mónica Baltodano, Edmundo Jarquín, Luis Carrión, Víctor Hugo Tinoco, Dora María Téllez y Enrique Sáenz.
La Anpdh denunció a las nueve mujeres --integrantes del organismo Red de mujeres contra la violencia-- por supuestamente encubrir una violación en contra de la niña “Rosita” en 2003, y por cometer los delitos de asociación e instigación para delinquir y apología del aborto, en el mismo caso.
Sin embargo, de acuerdo con las personas que firman la carta solidaria, la acción en contra de las feministas está motivada por “intereses revanchistas”.
“Se trata de nueve mujeres que han liderado, junto a otras, la lucha en defensa de los intereses y derechos de la mujer nicaragüense, por su integridad física, psicológica y moral.
Todas son de probada honorabilidad, ética y vocación de lucha en la construcción de un país democrático, con acceso a la justicia para todas las personas, sin discriminación y libre de cualquier tipo de violencia”, expresaron.
Según este grupo defensor de las denunciadas, la Anpdh más bien debe dirigir sus acusaciones en contra de las personas que han saqueado fondos públicos, y los extorsionadores y traficantes del poder político.
“Nos preocupa el intento de utilización de las instituciones estatales para satisfacer las ansias de venganza y represalia de quienes están en contra de que se respete a las mujeres como ciudadanas de primera categoría”, señalaron.
Violeta Granera, del Movimiento por Nicaragua; el diputado por el PLC ante la Asamblea Nacional, José Pallais; la psicóloga Auxiliadora Marenco; la teóloga y escritora María López Vigil; el comunicólogo Guillermo Rothschuh, y Michel Najlis, teóloga y poeta, también rubricaron su firma en el pronunciamiento, entre otros.
Los 28 firmantes expresan finalmente en su carta: “Instamos al Ministerio Público a desestimar dicha denuncia, carente de toda base legal y fundamento ético”.
Sin embargo, el fiscal general Julio Centeno Gómez dijo que la denuncia tendrá que investigarse por rigor”, porque si no las partes quedan inconformes”.
Señaló que el caso solamente se podría descartar si es demasiado pueril, pero, “definitivamente, tenemos que hacer una investigación”.