•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Nicolás López Maltez navega con una bandera inconfundible: el periodista activo más veterano de Nicaragua. Con 51 años de carrera, sin duda, es mucho lo que tiene para decir. Se cuenta como el creador del primer noticiero en la historia de la televisión nicaragüense. Ha sido un apasionado de la fotografía y, aunque ya tiene el cabello cano, su espíritu acucioso como periodista permanece viril y joven.

Esa energía y fuerza escudriñadora lo llevaron a dedicar 17 años de su vida a una empresa bastante compleja: desenterrar pasajes de la historia de Nicaragua que han sido exterminados por diversas razones políticas.

Bajo el título "Historia de la Guardia Nacional de Nicaragua. Tomo I", presenta el fruto de esos años de trabajo, aunque debe señalarse que es en realidad un compendio que nos lleva de la mano desde la creación del ejército por parte de Zelaya.

¿Qué le inquietó para realizar una investigación de este tipo?

La idea nace de una necesidad que tiene cualquier pueblo de conocer la historia de su país. Cuando eso se maneja con tendencia política lo recurrente es que cuando llega alguien al poder, anula lo que ya pasó.

¿Cuáles son esos capítulos anulados?

Si hoy quisiéramos hacer la historia del gobierno de Zelaya, equivalente a 17 años de la vida nacional (1893-1909), para ver qué papel jugó el Ejército de Nicaragua, sería algo muy difícil porque los documentos se perdieron en terremotos e incendios, y los gobiernos posteriores se encargaron de que no quedaran rastros, prohibieron que se conociera qué hizo Zelaya, que si tenía méritos o no, también ocultaron la actuación de su ejército, se perdió.

Hemos logrado reconstruir algo, aunque se borró el hecho de que la mitad de Nicaragua sería hoy de Inglaterra, porque más de la mitad de nuestro país estaba en manos de los ingleses; sin embargo, vino el gobierno de Zelaya con oficiales nicaragüenses y rescató ese territorio, gracias a la acción de Rigoberto Cabezas Figueroa, y al apoyo que tuvo de José Madriz y de Carlos Lacayo.

¿Por qué desenterrar la historia de la Guardia Nacional?

Porque la Guardia Nacional determinó la vida de Nicaragua durante medio siglo y todavía gravitan, porque existen vivos y seguirán naciendo hijos, nietos, bisnietos de guardias nacionales y de oficiales. Sin embargo, políticamente hubo una satanización y se convirtió en un tema tabú del que no se debe hablar. Este trabajo no se trata de hablar en mal o hablar en bien, porque es un hecho histórico.

¿También retrata al ejército de Sandino?

Claro que sí. Es reconocido que glorificamos al Ejército Defensor de la Soberanía Nacional de Nicaragua, que organizó y comandó el general Sandino. Es ejemplar su lucha, pero él no podía tener gloria si no hubiese tenido un enemigo en frente, que era la Infantería Marina de los Estados Unidos que organizó, creó y armó a la Guardia Nacional.

Los marinos norteamericanos pelearon contra Sandino con el uniforme y en nombre de la Guardia Nacional de Nicaragua. Tenemos una guerra de 5 años y 5 meses, que casi duró lo mismo que la Primera Guerra Mundial.

¿Cuántos combates libró Sandino en esos cinco años?

Ocurrió lo que sabemos y no conocemos: 510 combates libró Sandino y están recogidos en este libro, detallados uno por uno. En Nicaragua no existe esa información, pero la Infantería de Marina sí la conserva y de allí la sacamos.

Usted afirma que existen documentos vergonzantes para el país, ¿de qué se trata?

Cuando un gobernante nicaragüense quería tomar una decisión, calladito iba a consultarle al embajador de los Estados Unidos sobre qué debía hacer. Eso es vergonzante y no lo iba a escribir el gobernante, fuera quien fuera, pero el embajador sí lo hacía, porque debía hacer una comunicación oficial para consultar al secretario de Estado. Todas esas consultas están en el archivo del Departamento de Estado y en el libro están transcritos esos documentos humillantes.

¿Cuál era el propósito de crear la Guardia Nacional?

La guardia fue fundada por una idea y una imposición de Estados Unidos, porque querían dominar todos los ejércitos. Guardia Nacional no solo se hizo en Nicaragua, sino en Panamá, Venezuela y en otros países. Ellos necesitaban ese control, porque ejércitos como el de Zelaya, que era independiente de cualquier país, resultaban muy peligrosos.

A él lo atacaron con Honduras y con El Salvador, pero el ejército de Zelaya era eficiente, y logró repeler los ataques de ambos y llegó hasta Tegucigalpa, porque era formado con estrategias de alemanes que trajo de Chile. Por eso, pudo derrotar en una guerra dura a los dos ejércitos y cambió al presidente de Honduras.

Si el ejército de Zelaya era tan fuerte, ¿por qué fue derrocado?

Zelaya no se percató de que el imperio norteamericano no era un bebé. De esta manera, Estados Unidos comienza a exigir y dominar, sobre todo en la guerra contra España, mientras que el mandatario nicaragüense no se percató de ese poder. Por eso fue derrocado, porque no estaba consciente de a quién se enfrentaba.

¿Es verdad que Somoza llegó a dirigir a la Guardia Nacional gracias a la esposa de un embajador?

Hay cosas que caen dentro de la mística popular. Se ha dicho insistentemente que a Somoza lo hace jefe de la Guardia Nacional la esposa del embajador (de Estados Unidos, Matthew) Hanna, y dice la mitología popular que era amante de Somoza y que por eso lo nombró en el cargo, pero es tonto pensar eso y es parte del desconocimiento de los hechos.

En realidad, Somoza es el primer nicaragüense que dirige la guardia gracias a que el coronel Henry Lewis Stimson (ejerció como secretario de Estado de Estados Unidos) buscaba a alguien que se deshiciera de Sandino, un personaje molesto para él, porque botó su imagen como el pacificador de Nicaragua.

¿Por qué consideró necesario incluir a la esposa de Somoza en la obra?

Porque se desconoce la fuerza que ella tenía y el poder que ejerció en él. Somoza era estibador de barcos, estudió tenedor de libros, es decir, auxiliar de contabilidad, no contador. Fue vigilante de la carga de ron de contrabando que venía desde Puerto Rico durante la ley seca, pero también era amigo del cónsul, que era hermano de Salvadora Debayle, a quien operaron de la vesícula y había que atenderla.

Luis Manuel Debayle, hermano de ella, le pidió a Somoza que la atendiera y fue muy atento, lo que terminó de enamorarla.

Ella era de gran temple y nunca dejó que José Somoza, primogénito de Somoza, fuera oficial. En cambio, a su hijo le confirió los grados cuando regresó de West Point (academia militar de Estados Unidos); también ella empujó a Somoza contra su propio tío (Juan Bautista Sacasa) para que le diera golpe de estado.

Y lo más fuerte fue que cuando Rigoberto (López Pérez) le pega los tiros a Somoza (en León), la Salvadora les dijo a los hijos: ‘Aquí no los quiero ver, quédense en Managua y me aseguran a la guardia y al gobierno, de su papa me encargo yo’.

Detalles de la muerte de Sandino

Historia • Nicolás López Maltez asegura que en su obra recoge la muerte de Sandino de una manera jamás contada, por la cantidad de detalles que logró reunir.

“El “Gato” Peralta nos dijo que después de que (Lisandro) Delgadillo asesina a Sandino, no es cierto que agarraron el cadáver y lo enterraron, sino que se lo llevaron a Somoza, porque él quería verlo; se lo llevaron en el camión Ford GN 1. y Somoza lo vio. La muerte de Sandino está detallada paso a paso. Todo lo que ocurrió en detalle. Somoza no estaba solo, con él estaba un personaje desconocido. Lo único que me dijo Peralta es que era chele, podría ser alguien de la legación norteamericana, pero no se supo con exactitud”, confesó.

Asimismo, el periodista señaló que son demasiados documentos los que ha encontrado y el volumen de información resultó tan alto que se vio obligado a realizar solo un primer tomo. Debido a esto, promete mucha más historia para el segundo.