•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En los lugares cerrados de Managua donde se permite fumar, la concentración de humo de tabaco es 26 veces más alta que en aquellos donde esta práctica está prohibida, lo cual representa riesgos para la salud y evidencia una debilidad de la Ley para el Control del Tabaco, Ley 727, revela un estudio de la Universidad Católica de Nicaragua, Unica.

181114 humo

Como parte de su proyecto de Promoción de Ambientes Libres de Humo de Tabaco, la Facultad de Medicina de dicha universidad, visitó 17 sitios de recreación de la capital, entre ellos restaurantes, bares y discotecas, para monitorear los niveles de contaminación del aire a través de equipos y métodos especializados y certificados internacionalmente.

La Ley 727, aprobada en 2010, prohíbe fumar en lugares públicos y en lugares de trabajo cerrados, pero permite la habilitación de áreas para fumadores en hoteles, hospedajes, cafés, bares, restaurantes, discotecas, casinos, aeropuertos, tabaquerías, etc., algo que los realizadores del estudio contraponen con el hecho que el humo de tabaco afecta igual a los no fumadores.

Resultados

El estudio Monitoreo de Exposición al Humo de Tabaco en Managua, señala que las áreas de sitios que permiten fumar en zonas limitadas, presentaron una concentración de 192 micro-gramos por metro cúbico (µg/m3), es decir, 19 veces más alta que el estándar de calidad del aire establecido por la Organización Mundial de la Salud, OMS.

En tanto, las áreas de No fumadores de lugares que permiten fumar en zonas limitadas presentaron una concentración de 108 µg/m3, lo que es 11 veces más alto que el estándar de calidad del aire de la OMS, que es de 10 µg/03. El de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos, EPA, es de 11 µg/m3.

En el caso de los lugares cerrados donde se observó fumar, el nivel de contaminación del aire (PM2.5) resultó ser de 285 µg/m3, mientras que en los sitios donde hay una restricción total del fumado fue de 11 µg/m3.

Riesgo para no fumadores

Eveling Vallejos, directora del proyecto de Promoción de Ambientes Libres de Humo de Tabaco, de la Unica, destacó que de conformidad al compromiso que Nicaragua tiene como país frente al Convenio Marco para el Control del Tabaco, de la OMS, debería de tener ambientes 100% libres de humo de tabaco, es decir, que no se debería permitir fumar en ningún establecimiento cerrado.

El doctor Lorenzo Muñoz, decano de la Facultad de Medicina de la Unica, indicó, por su parte, que la nicotina del tabaco tiene más de 50 elementos identificados como cancerígenos, por lo que alertó tanto a fumadores como a no fumadores sobre el peligro de estar expuesto al humo.

 

"Es paradójico, usted no fuma, pero llega a un lugar donde fuman y es como si usted fumara".

Lorenzo Muñoz, decano de la Facultad de Medicina de la UNICA