• |
  • |
  • END

Las estatuas de la Virgen María seguirán expuestas en las vías públicas por órdenes del gobierno, a pesar de que obispos de la Iglesia Católica llamaron ayer nuevamente a retirarlas por respeto a los profesantes de esa religión.

Ayer en la tarde, trabajadores no identificados procedieron a colocar nuevas imágenes en los sitios donde fueron destruidos los monumentos la pasada madrugada del martes 25 de noviembre. Algunos de ellos andaban camisetas con el lema oficial “El Pueblo Presidente” y se comunicaban por radio.

En la rotonda Centroamérica y en la Carretera Norte, a la altura de Portezuelo, fueron demolidas por desconocidos dos figuras que simbolizan a la Virgen María, icono de la fe católica que representa a la Madre de Jesucristo.

El vocero de la Curia Arzobispal, Rolando Álvarez, expresó ayer que la Alcaldía de Managua debe actuar de oficio para retirar las estatuas de las vías públicas.


Gestión de oficio
“La Alcaldía debe actuar de oficio (pues) según tenemos entendido, a ellos no les han solicitado permiso”, señaló Álvarez, y agregó que “el pueblo católico le quedaría muy agradecido”.

El sacerdote descartó que manden dicha solicitud de manera oficial a la Alcaldía, pues considera que ésta “conoce nuestro pensamiento y la formalidad de nuestro comunicado”, en alusión al que emitieron firmado por los nueve obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, demandando el retiro y cese de manoseo a los símbolos católicos en eventos políticos.

Por su parte, el vicealcade de Managua, Nery Leiva Orochena, informó que las personas que mandaron a instalar las imágenes a las rotondas violentaron normas municipales y no descartó que esta acción fue diseñada para manipular al pueblo cristiano que le canta a la Inmaculada.

El vicealcalde censuró la forma como profanaron una imagen de la Virgen y confirmó que si la autoridades eclesiásticas solicitan su retiro formalmente, ellos lo harían con apoyo de la Policía Nacional.

“Nosotros estamos en contra de que se trate de manosear la fe del pueblo católico, y hay que recordar que la imagen de la Virgen María, más que un símbolo de la Iglesia Católica, es una representación de la fe del pueblo nicaragüenses, que es mariano”, dijo.


Vírgenes siguen ahí
La destrucción de las figuras causó la protesta de la Iglesia Católica, que por tercera vez pidió a los autores de colocar tales monumentos en las vías públicas, retirarlos de las calles por respeto a los creyentes católicos.

Antes de que las imágenes fueran demolidas, en algunos casos, ya habían sido manchadas con pinturas rojas y adornadas con banderas nacionales y rojinegras del partido de gobierno, FSLN, en las rotondas donde simpatizantes del gobierno “oran contra el odio”.

Las acciones vandálicas contra los símbolos católicos fueron condenadas y calificadas como “profanación” por la Iglesia, la cual expresó que cada acto de escarnio contra las figuras de la religión es “un golpe contra millones de nicaragüenses católicos”.

La aparición de efigies de la Virgen María en Managua ocurrió en los peores momentos de la violenta crisis post-electoral, pocos días después de que la Conferencia Episcopal emitiera un comunicado llamando al CSE a transparentar el proceso de escrutinio y a realizar un recuento de actas, ante la denuncia de fraude de parte del ex candidato municipal Eduardo Montealegre y la jefatura del PLC.

No obstante al llamado del clero al resguardo de las imágenes, las vírgenes siguen ahí, en las calles. Y, por el contrario, aumentando en número.


“Purísimas oficialistas”

Ayer apareció una estatua más en el paso a desnivel de Tiscapa, y los trabajadores que colocaron una nueva imagen sobre el pedestal de Portezuelo, cargaban dos más para reponer la destruida en la rotonda Centroamérica y colocar otra más en Bello Horizonte.

A ello se le suma el envío de más de doce figuras del mismo tipo a diversas instituciones del Estado, donde por órdenes presidenciales se celebrará la tradicional Purísima en las vísperas de las tradicionales fiestas marianas conocidas como Gritería, que se llevan a cabo en todo el país el 7 de diciembre, de acuerdo con una emisora radial oficialista.

Ayer apareció publicado en el sitio web oficial El Pueblo Presidente, una nota donde se lee que el presidente Daniel Ortega llamó a todos los trabajadores del Estado a celebrar la Gritería en cada institución pública.

“El presidente de la República, Daniel Ortega, invitó a los funcionarios de todas las instancias del gobierno a celebrar con entusiasmo y fervor religioso las festividades en honor a la Inmaculada Concepción de María, que en nuestro país tienen su máxima expresión en la tradicional fiesta de La Gritería”, dice la nota.

Una radio oficialista también está haciendo llamados a celebrar la Purísima entre el 28 de noviembre y el 7 de diciembre, en todas las rotondas de la capital.


Un misterioso reo
Aunque líderes de la iglesia Católica aseguraron que no pedirán castigo contra quienes destruyeron las imágenes de la Virgen María en Managua, la Policía Nacional remitió al Ministerio Público al ciudadano Sergio Icabalceta Hurtado, de 25 años, señalado como el autor de la destrucción a punta de mazazos de al menos una de las estatuas de la madre de Dios.

A Icabalceta Hurtado se le imputará el delito de daño agravado, después que testigos lo describieron como la persona que con mazo en mano destruyó la media noche del pasado 24 de noviembre, la imagen de la Virgen María instalada sobre el bulevar de Portezuelo en la Carretera Norte.

La participación de Icabalceta Hurtado en los daños a la Virgen instalada en la rotonda de la Colonia Centroamérica, destruida también a punta de mazos, no está confirmada, pero según la Directora de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, la comisionada mayor Vilma Reyes, por el modo de operar “se está vinculando en la investigación”.


Supuestamente asunto religioso
Los investigadores policiales descartaron que la destrucción de las imágenes de la Virgen María tuviera un tinte político. “Al parecer tiene motivación religiosa”, aseguró un agente, luego que se confirmó que Icabalceta Hurtado profesa una corriente religiosa no católica.

Por su parte, la comisionada mayor Reyes prefirió no comentar ese elemento asegurando que la Policía investiga la destrucción de las imágenes.

Icabalceta Hurtado fue capturado por la Policía Nacional en su casa ubicada en los alrededores del mercado “Iván Montenegro” el pasado 25 de noviembre, luego que las indagaciones policiales y la descripción de los testigos lo identificaran plenamente.


Le vieron hasta placas
El detenido fue visto por un vigilante de una de las empresas ubicadas cerca de Portezuelo, cuando descargaba mazazos contra la imagen de la Virgen María.

El vigía observó que cerca de la media noche, una persona con pantalón oscuro y camiseta clara se bajó de una camioneta Toyota Hilux, placas MY 7040 que cargaba una motocicleta en la tina, y con un mazo comenzó a golpear la estatua.

El cuidador alertó de la acción a Puesto de Mando de la Policía Nacional describiendo el vehículo, el que de inmediato fue circulado en todos los Distritos policiales.


Regresó a rematarla
Icabalceta Hurtado, después de su acción, se dirigió hacia el estacionamiento de los bomberos en el mercado “Iván Montenegro”, de donde horas antes había sacado el vehículo presuntamente con autorización del dueño, con quien tiene parentesco familiar.

Un bombero alertado por la circulación del vehículo que hizo la Policía puso en autos a las autoridades, quienes de inmediato comenzaron las indagaciones hasta dar con el hombre.

El vigilante relató que el hombre en la misma camioneta regresó cerca de la una de la mañana del 25 de noviembre para terminar su acción destructiva contra la imagen, a la que logró derribar en el segundo intento.


(Colaboración de Leyla Jarquín y Edgard Barberena).