•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Al menos un 10% de los estudiantes de primaria y 20% en el caso de secundaria tendrán que presentarse a exámenes de reparación este año, según estimó el diputado y secretario general de la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua, Anden, José Antonio Zepeda.

Para el legislador, esto representa un síntoma positivo porque indica que la reforma educativa que se promueve en temas de metodología y programa de estudios va por buen camino.

“Cada año vamos mejorando el rendimiento escolar. Todavía nos falta, pero creemos que alcanzar un 90% de aprobación en primaria y un 80% en secundaria nos parece excelente en términos de cómo teníamos el sistema anteriormente”, valora el diputado.

Sin embargo, Ernesto Medina, presidente del Foro Eduquemos, manifestó que estas cifras, si se suman con los casos de deserción, reflejan que existe poca motivación de parte de los estudiantes por aprender, y que los sistemas de evaluación actual no responden a las exigencias necesarias.

A juicio del experto en temas de educación, actualmente el sistema tiene una alta presión por las estadísticas, y se le pone mayor importancia a los números antes que al aprendizaje de los niños y jóvenes en las escuelas.

En ello coincide el especialista en educación y didáctica en ciencias experimentales, Rafael Lucio Gil, quien considera que se ha ido creando una cultura de aprobar y fomentar la promoción de un curso a otro.

REPARACIONES INÚTILES

“Los exámenes de reparación terminan convirtiéndose, más que en una oportunidad sana para que los muchachos se preparen mejor y estudien más, en algo meramente formal y superficial”, apuntó Lucío Gil.

Para el educador, el verdadero impacto de estas medidas, se refleja en la baja tasa de aprobados en los exámenes de admisión a las universidades donde el 7.3% de los estudiantes que buscaban un cupo en dos universidades públicas de Managua, logró un máximo de 60 puntos.

Esto obliga a los centros universitarios a bajar sus requerimientos de calidad para que estos puedan acceder a la educación superior, considera Lucio Gil.

Además, dijo que con los índices de calidad del sistema educativo actual, no se aprovecha la oportunidad del país para salir de la pobreza.

“Porque esos jóvenes que no desarrollan sus potencialidades por no tener un proceso de enseñanza de calidad, no desarrollan capacidades, lo más que hacen es memorizar cosas y eso no desarrolla absolutamente ninguna capacidad. Y al no desarrollar esas capacidades tendrán dificultades para encontrar trabajo, porque no pueden escribir, porque no comprenden lo que leen, porque no leen nada”, lamentó Gil.

 

272 ESTUDIANTES --de 3,721 que aspiraban a un cupo en dos universidades públicas de Managua-- aprobaron este año.

 

"Nos engañamos con el énfasis en la estadística, y buscando de cualquier forma que los números muestren resultados que no se responden con la calidad".

Ernesto Medina, Presidente del Foro Eduquemos