•   Ocotal, Nueva Segovia  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Desde mediados de noviembre, decenas de obreros se plantan todas las mañanas en las entradas principales de los beneficios secos de café en Ocotal, con la expectativa de que comience a entrar el grano y se activen los empleos temporales.

“Las mujeres queremos trabajar, pero nos dicen que vengamos mañana y mañana, y así nos tienen”, expresó Rosa Ermelinda López, una de las 200 personas que ayer esperaban a que alguien saliera a anotarlos en una planilla.

Anabel Olivas Sevilla dijo que no se cansa de esperar. “Tengo tres chavalos que mantener y no tengo quien me ayude. Y llevo un año sin trabajar”, comentó.

Jaime Antonio Sevilla es otro de los que se refugian bajo la sombra de unos árboles en la Carretera Panamericana, a la espera de algún llamado desde el interior del Beneficio Rosita. “He estado ‘rumbeando’ con trabajitos que salen por ahí, para mantener a mi esposa e hijo”, dijo, aunque remarcó que le conviene más integrarse a la labor.

Rastrillar el grano en los patios para moverlo bajo el sol, llenar sacos y “nacatamalearlo”, o sea amontonarlo y envolverlo con plástico negro, son parte de las funciones que realizan los obreros.

Poco producto

Mario José Pastrana, supervisor del beneficio Rosita, reconoció que son pocos los productores que han llegado a descargar café a las pilas o patios. “El año pasado, para el 15 de noviembre ya había bastante café. La gente afuera está sofocada porque ya estamos en diciembre y no ha habido nada”.

Según Róger Montalván, encargado de la oficina regional de la Comisión Nacional del Café, Conacafé, “hay una maduración muy tardía (del grano). Se debe a que el fenómeno El Niño afectó la primera floración, que es la que debería estar madurando (a esta fecha)”, señaló.

Indicó que Las Segovias, que comprende los departamentos de Estelí, Madriz y Nueva Segovia, arrojarán una producción estimada de 350 mil quintales oro, que dejará un circulante de unos 240 millones de córdobas solo por el pago de mano de obra y otros costos.

Norman paga

En tanto, el Ministerio del Trabajo comenzó a visitar las fincas en el departamento de Nueva Segovia para constatar si los empleadores cumplen con la normativa salarial, específica para la cosecha cafetalera.

Liseth Valladares, delegada departamental de la institución, dijo que lo establecido es que los cortadores devenguen C$27 por lata cortada (10 pulgadas inglesas de largo por 10 de ancho y 12.5 de profundidad), y recordó que es prohibido establecer otro tipo de medida, según el Acuerdo Ministerial JCHG-08-06-10. El precio incluye prestaciones sociales.

Para las fases denominadas como graniteo y entresaca, anterior y posterior al corte general, el precio se podrá establecer en común acuerdo entre obrero y empleador.

En las demás actividades de apoyo al corte del grano en beneficio húmedo, la normativa establece un salario mínimo de C$135 diarios, incluidas las prestaciones. En el caso de los beneficios secos es de C$140 diarios, incluidas las prestaciones.

Valladares también recordó la prohibición de contratación de menores de 14 años. Y en el caso de 14 a 18 años, la contratación debe ser tutelada tanto por el Mitrab como por los padres del adolescente.